2015: se terminó el año… pero no las clases

Y se termina el 2015. Este año estuvo marcado por la movilización estudiantil que se extendió por más de cuatro meses en Periodismo. Pese a que se lograron puntos de un petitorio marcado por demandas de infraestructura y administración, lo cierto es que aún no logramos terminar las clases.

La recuperación de todo el tiempo paralizado en algún momento se debe realizar, y esta es la fecha incorrecta para hacerlo. Es enero, el primer mes de vacaciones. Pero nosotros seguimos aquí. Se termina un año, pero no las clases.

Molesto habría sido que tras el paro no se hayan adjudicado parte de las demandas. Lo bueno, es que la construcción de un baño ya está dentro de los planes de la nueva administración tras negociarlo en el petitorio, a pesar que debieron comenzar las faenas este segundo semestre. Si bien desde Dirección han asegurado que el próximo año continuarán los proyectos de este 2015, lo cierto es que existe incertidumbre ante la gestión del profesor Pedro Reyes. ¿Qué cambios implementará? ¿Logrará satisfacer las necesidades de la carrera? ¿Será mejor que Román?

Existen compañeros que piensan que los paros no sirven para nada, que “les da lo mismo”, y que no se sienten representados con alguna ideología o pensamiento existente. También, están aquellos estudiantes donde la política es parte de su vida. A veces, encontrar la tolerancia o el respeto es bastante complejo, pero todo esto es parte de la vida universitaria. No olvidar que, de alguna u otra forma, todos buscamos lo mejor.

Si hablamos de actualidad, estamos en elecciones. Dos listas pasaron a segunda vuelta. “Transformemos” y “CEPuede” lucharán por alcanzar la dirección del Centro de Estudiantes de Periodismo. Ambas ya tienen programas claros, marcados por la participación estudiantil y sus posturas ante temáticas nacionales. Estas dos fuertes listas deberán entender que las paralizaciones son exitosas cuando se logran cambios, y que de nada sirve paralizar sin una base. Este proceso eleccionario debe estar marcado por la tolerancia y, sobre todo, de éxito. Gane quien gane, el próximo CEP deber trabajar por el bienestar de sus compañeros. No olvidar eso.

Punto aparte son las becas, ya que miles de alumnos debieron esperar más de dos meses para recién conocer los resultados de sus renovaciones. Es decir, más de 60 días sin un fondo económico vital para su día a día. Los procesos de renovación fueron un caos, y este panorama continuará. Qué decir de la BAES, la tarjeta alimenticia que apenas alcanzó para cubrir diciembre y que en enero no funciona. Las y los alumnos que arriendan y se movilizan desde regiones, tendrán que realizar un último esfuerzo económico porque no tendrán esa ayuda alimenticia que encuentran en BAES Sodexo.

Para terminar, dichosos quienes pasarán esta última noche del 2015 con sus familias, sobre todo aquellos estudiantes que no son de la Metropolitana y que podrán estar con sus seres queridos a pesar del alto valor de los pasajes que más de algún dolor de cabeza han provocado. ¡Ánimo! Por ahora, sólo queda poner aguante a este último mes de clases, y comenzar con optimismo este nuevo año que comienza en unas horas más.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.