Antonio Quintana: el reencuentro con el fotógrafo olvidado

Tras cuarenta y tres años, la unidad de Archivo Patrimonial Universidad de Santiago de Chile ha logrado rescatar la obra del fotógrafo olvidado. Fotografía de Antonio Quintana.

“Extinguida la vida del célebre artista de la fotografía, su obra perdurará para siempre y la UTE se precia con orgullo de poseer su archivo”. Así cerraba la nota que informaba sobre la donación de gran parte de la obra de Antonio Quintana a la UTE, por la viuda del fotógrafo que transformó desde la década de los 50’ la fotografía en arte.

El miércoles 12 de octubre, se inaugurará la exposición “Oficio y Arte: el archivo de Antonio Quintana”, en el Espacio Isidora Aguirre de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio. La muestra, contiene más de cuarenta fotografías inéditas que fueron rescatadas gracias al trabajo investigativo de la unidad de Archivo Patrimonial U. de Santiago.

El proyecto financiado por el FONDAR a través de la Corporación Cultural U. de Santiago de Chile, rescató gran parte de la obra del fotógrafo. Las cuales fueron encontradas -o reaparecieron- en 2007, junto a 24 mil imágenes de la historia institucional. Si bien el artista nunca tuvo una relación contractual con la institución, más de tres mil fotografías -según la investigación realizada por la unidad Archivo Patrimonial U. de Santiago- fueron donadas después de la muerte en 1972 a la Universidad Técnica del Estado (actual Universidad de Santiago de Chile) por Enriqueta Silva, viuda del fotógrafo.

El origen de esta donación se debe a los vínculos de militancia, amistad y compromiso que compartió Quintana con figuras señeras de la institución como el rector Enrique Kirberg, Carlos Orellana, Director del Departamento Editorial de la UTE en 1969; Omar Rojas y Mario Navarro dos técnicos muy jóvenes que admiraban el trabajo del fotógrafo.

Fueron precisamente ellos y sus colaboradores quienes afrontaron la tarea de organizar el archivo de Quintana, el cual tras el Golpe de Estado de 1973 pareció esfumarse. La invaluable donación fotográfica, estaban aún en proceso de inventariado al momento del Golpe. Siendo víctimas también de los militares, quienes destruyeron las dependencias del Taller Gráfico. Arrementiendo contra el minucioso trabajo de rescate y orden de la obra del fotógrafo. Así, el tiempo y la dictadura borraron del mapa el nombre de Antonio Quintana. Al punto, que su obra “Rostro de Chile”, se expuso sin dar crédito al artista.

“No podemos indicar con precisión cuántas fotografías se destruyeron aquel 12 de septiembre en la calle Fanor Velasco, domicilio del Taller Gráfico de la UTE. Lo que sí sabemos es que por más de treinta años el nombre Antonio Quintana no decía mucho dentro de nuestra comunidad, a pesar de que la gran mayoría de sus fotos seguían acá. Pero un archivo sin alguien que lo trabaje, que lo mire, que lo ordene, que lo use, que lo resignifique, es sólo un montón de documentos acumulados, ocultos. Muertos”.

Es así como tras cuarenta y tres años, la unidad de Archivo Patrimonial Universidad de Santiago de Chile ha logrado rescatar la obra del fotógrafo olvidado. La exposición estará abierta al público desde el 12 de octubre hasta el 12 de noviembre en el Salón Isidora Aguirre de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio, ubicado en Av. Las Sophoras #175.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.