Bafusach: cincuenta años de cultura nacional

Mujeres en Bafusach. Pablo Quiroz

Difundir y proyectar la danza y música tradicional chilena es sinónimo de Bafusach. La agrupación artística, con origen en la Universidad Técnica del Estado (UTE), cumplirá este 9 de junio 51 años de existencia.

Para el conjunto nada ha sido fácil. Todo profesionalismo tiene una raíz exigente. Cuando el Ballet Folklórico de la UTE surgió en 1965, los jóvenes que integraban el ballet experimental debían realizar pruebas de ingreso donde tenían que demostrar habilidades de baile que perfeccionarían con el apoyo de los profesores de la época. Un profesor de teatro les enseñaba presencia escénica, contaban con un maquillador, un vestuarista y un rector, Enrique Kirberg, quien apoyaba las iniciativas artísticas.

Los espacios de presentaciones iban desde el Foro Griego, el Aula Magna, y todo el territorio nacional, de Arica a Punta Arenas. Los actos conmemorativos y participaciones hasta en la penitenciaría de Santiago por el año 1971 lideraban las actuaciones del Bafute. De hecho, cuando Salvador Allende asumió el poder en 1970, o cuando Fidel Castro visitó Chile en 1971, la agrupación estuvo presente.

El Ballet ha sido casa de destacados músicos. Rodolfo Parada de Quilapayún y Horario Durán de Inti-Illimani, formaron parte del Bafute, incluso antes que se conformaran dichos grupos.

La esencia de las obras era la denuncia. La mortalidad infantil o la vida del hombre campesino eran las temáticas de aquella época, que tras llegar la Dictadura Militar se oscurecieron.

Sobreviviendo en dictadura

Con un director exilado, el Bafute debe retomar la normalidad. Se integran nuevos directores a la agrupación, y la misión ahora es representar al pueblo, fomentando la disciplina y el profesionalismo dentro del elenco.

En 1973, la histórica Escuela de Artes y Oficios era el lugar predilecto para que los jóvenes pudieran ensayar coro, danza y teatro. Ni el toque de queda de la época perdonaba a los artistas, quienes debían dormir en las casas de sus compañeros cuando se hacía muy tarde. Las cárceles, psiquiátricos, poblaciones y hasta empresas eran escenarios frecuentes de la agrupación en años difíciles para Chile.

El Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar de 1977 también ha sido testigo del exitoso paso del Ballet, en seis noches talentosas donde la danza del norte, centro y sur del país cautivó a los asistentes. Mismo año en que realizaron una gira por Brasil donde participaron en la Semana de Chile.

En 1978, el Ballet fue premiado con el primer lugar como el mejor conjunto folklórico en el Primer Festival de Intérpretes Folklóricos realizado en la comuna de Quinta Normal. También, homenajeó los 25 años de existencia de la Universidad Austral de Valdivia en 1979, donde se presentó en la ciudad sureña con atractivos bailes del norte, centro y sur del país.

De Bafute a Bafusach

Pasar de Universidad Técnica del Estado a Universidad de Santiago de Chile en 1981 afectó el nombre del Ballet. Desde allí hasta la actualidad, Bafusach, vivió un proceso de transformación que pronto dio frutos. Un nuevo elenco retomó las raíces del conjunto, quien de la mano de Carlos Reyes Zárate y de Concepción Girard renacieron el conjunto con un nuevo lenguaje artístico.

Con una agrupación renovada, en 1987 hicieron una demostración de danzas folklóricas ante el Papa Juan Pablo Segundo en el Estadio Nacional, bajo el contexto de la dictadura militar. Exitosa presentación del conjunto usachino quienes compartieron escenario con otros grupos de la época.

El reconocimiento llegó de la mano con la nominación al Premio Nacional del Folklore como mejor ballet folklórico gracias a su trayectoria, que incluye 12 obras de creación coreográfica, cuatro programas temáticos y algunas obras menores.

Siglo XX y actualidad

Las presentaciones del conjunto a medida que cumplen un nuevo aniversario están marcadas por la innovación y la inclusión cultural del norte grande o de la Isla de Chiloé. Las actuaciones recorren todo Chile, y distintas comunas de Santiago como Estación Central, acercando así el arte a la gente.

Huaso chileno. Pablo Quiroz
Huaso chileno. Pablo Quiroz

Todos los años el Bafusach realiza temporadas de funciones donde la cueca, los cantos y bailes campesinos forman parte de la esencia del Ballet.

En la actualidad, el Ballet Folklórico de la Usach se encuentra bajo la dirección de Genaro Arias, quien en compañía de la agrupación ya prepara distintas actividades para deleitar a la comunidad usachina.