Básquetbol damas: “Exhibimos un juego de calidad”

Selección femenina de básquetbol Usach. Fotografía de Ligas Deportivas de Educación Superior

Cuando el sueño de asistir al Nacional de la disciplina se complicaba en la Zona Metropolitana, la selección femenina de básquetbol exhibió todo su potencial para clasificar a la máxima cita cestera. A pesar de todo, la adversidad fue un factor a favor y el combinado liderado por el entrenador Felipe Fritzchmann consiguió un destacado cuarto lugar en el certamen realizado en Valparaíso

La Universidad de Santiago aseguró su presencia en el Nacional de Básquetbol de la Ligas Deportivas de Educación Superior (LDES) en la última jornada regional, al ubicarse en el quinto lugar del clausura (segundo semestre) tras derrotar 59-55 a Universidad de Chile.

“En el Nacional queríamos cumplir etapas, que era superar la fase de grupos para luego estar entre las cuatro mejores del país”, señaló en aquella oportunidad el profesor Fritzchmann.

En el Grupo C de la fase de grupos, el combinado femenino derrotó a la Universidad de Antofagasta (95-48), Universidad San Sebastián (61-43) y a la Universidad de Concepción (60-55), logrando clasificar a la siguiente ronda en el primer lugar.

En cuartos se impuso a la Universidad Arturo Prat por 47-43, aunque cayó en semi ante la Universidad Andrés Bello 62-38. Finalmente nuestras jugadoras sucumbieron ante Universidad Católica por 57-44.

De esta forma, la selección femenina de básquetbol de la Universidad de Santiago de Chile alcanzó el cuarto lugar nacional de la Ligas Deportivas de Educación Superior realizado en Valparaíso.

La voz de Felipe Fritzchmann

“Nuestra selección trabaja en base a objetivos, y el primero era liderar el grupo para luego estar presente entre los cuatro mejores. Entonces se cumplió la meta, y lo que nos deja más tranquilo es saber que exhibimos un juego de calidad”, señaló el entrenador de la selección femenina de básquetbol.

El profesor de Educación Física reconoció que el equipo vivió un segundo semestre complejo, donde incluso pelearon por no descender de categoría. “Sin duda que afecta, pero logramos salir adelante. De todas maneras es desmotivante pelear del cuarto lugar hacia abajo, cuesta asimilarlo. Pero debo valorar la actitud de mis jugadoras, fueron muy fuertes y eso me deja tranquilo”, detalló.

“La jornada universitaria es súper larga, y a veces las veo muy agotada. El Nacional las ayudó para desconectarse, pero coloqué mis reglas y una de ellas era descansar; comer, dormir y concentrarse. Trabajamos juntos hasta el último momento, tengo un equipo humano donde prima la lealtad, y son características que ayudan al rendimiento grupal”, valoró el entrenador.

“Somos un equipo humilde y silencioso, a pesar de conseguir un positivo desempeño. Nuestra Universidad tiene una gran historia, pero a veces estos logros pasan desapercibidos. Por ahí, hubo selecciones que no consiguieron grandes cosas pero tuvieron una especial cobertura. Nosotros dimos un zarpazo, salimos adelante. Ratificamos el esfuerzo y trabajo de todo un año: nos podemos caer, pero nos levantamos todos juntos”, manifestó Felipe Fritzchmann.

“Quiero agradecer el apoyo de Christian Kohanoff (entrenador de la rama masculina), quien trabajó con el equipo cuando yo no estuve, a mi asistente técnico Israel Ramírez, al jefe del Departamento de Gestión del Deporte y Cultura, Sergio Garrido, y a la Jefa de Unidad de Talentos Deportivos, María Elena Salas. Como a todos quienes estuvieron presente en este proceso 2016”, concluyó el entrenador. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.