Colusión de buses: un dolor de cabeza en Semana Santa

Pasajes agotados

Si nos dedicamos a contar cuántos son los usachinos de regiones, llegaremos a un gran número. Ser de región es complicado: buscar arriendo, acostumbrarse al ritmo de la vida santiaguina, soportar las bromas de los compañeros, y aguantar largas horas de viaje al momento de regresar al dulce hogar.

Esto último es complicado, más aún en fechas de festividad. Y no es tanto por el tiempo de viaje, más bien por el alto valor de los pasajes. Que los boletos aumenten al doble o triple su precio es colusión. ¿Cuándo destaparán la colusión de los buses? ¿Hasta cuándo habrá que soportar cómo las empresas se aprovechan del bolsillo de la gente? En estas fechas hay que estar en paz -dice el dicho-, pero llega a dar rabia pagar hasta $30 mil por un boleto que en un día normal cuesta $6 mil. A esto se suman los terminales repletos y sin pasajes. Vergüenza total.

Toda persona, todo estudiante querrá estar con su familia, y no sólo en Semana Santa. Quienes decidieron estudiar en Santiago necesitan del factor familiar en cada momento, el apoyo. Es impresentable que un miserable pasaje de bus imposibilite el derecho de estar con los seres queridos, y todo por el descarado valor de estos. Por eso muchos estudiantes no viajan a sus casas y esperan meses para volver a ver a sus padres y hermanos. Por eso tanta impotencia.

Destapar este tipo de colusión debe ser parte de la labor fiscalizadora del Estado. Los controles de seguridad deben trascender y cubrir más ámbitos, y llegar hasta la raíz del problema. No es fácil ir a una boletería y consultar el precio de los boletos. Tremendo dolor de cabeza que provoca. Esto no es una Semana Santa.

Dichosos quienes sacrificaron sus billeteras y lograron viajar para estar con sus familias. Para ellos, sólo les queda disfrutar. No hay ninguna sensación que supere la de ver a los seres queridos después de tanto tiempo. Ni eso. Satisfacer la necesidad de tener compañía familiar aunque haya pasado un día sin verlos es impagable. Es allí cuando se puede decir que el sacrificio valió la pena.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.