CRÓNICA | La primera del año

Marcha 21 mayo

Eran las 10.30 de la mañana, y un tenue sol en el horizonte impregnó de luz aquel centro de reunión, aquella sensible contienda en donde niños, jóvenes y adultos se congregaron uno a uno. Eran dos, tres, cuarenta, cientos de miles de actores sociales que en sus húmedas y resbaladizas manos elevaban las más agudas y profundas reflexiones. Entre cánticos y gritos, algunos se reencontraban en el mismo lugar donde todo había comenzado hace diez años atrás.

Pese al luto nacional por la muerte del ex presidente Patricio Aylwin y la petición del Gobierno de cancelar la marcha, con el minutero marcando las 11.30 de la mañana, entre cánticos y gritos, desde Plaza Italia se dio inicio a la primera marcha estudiantil del año. El movimiento estuvo encabezado por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) seguido por distintos bloques universitarios, colectivos y agrupaciones políticas, destacando entre ellos la presencia de estudiantes secundarios, quienes se mezclaron al son del genuino “lo que el pueblo necesita es educación gratuita…”, abriendo así la jornada.

Confech, Cones y Aces agrupados en la marcha por la educación
Confech, Cones y Aces agrupados en la marcha por la educación

Entretanto, desde las calles emergía una columna humana que contenía a los más de cien mil movilizados por la educación, cuya consigna manifestaba el descontento con la reforma educacional emanada desde el Gobierno, que ha sido calificada por algunos estudiantes como deficiente e inaceptable por la disminución de beneficios estudiantiles, el aumento de los fondos destinados al Crédito Aval del Estado (CAE) y el alto porcentaje de alumnos que no cumplen con los requisitos para acceder a la educación gratuita, de calidad y para todos.

Mientras la comunidad estudiantil transitaba frente al cerro Santa Lucía, una nube difusa se posó sobre Santiago, era el primer punto de conflicto. Un carro lanza agua rompía por primera vez la marcha debido a la presencia de estudiantes en la calzada norte. Pese al disturbio generado, los bloques estudiantiles continuaron a paso firme, cantando y alzando sus banderas. No obstante, pasando la Biblioteca Nacional, frente a la Iglesia San Francisco, tuvo lugar el segundo altercado, ahí Carabineros lanzó bombas lacrimógenas, derechamente a estudiantes y no a quienes estaban provocando desórdenes.

Anarquía
Anarquía

Así continuó el recorrido, marcado por la represión de la fuerza policial y una columna estudiantil dividida entre quienes querían llegar al escenario final y los que se enfrentaban a Carabineros. Entre los que seguían por la calzada y quienes no tenían otra opción que estimular su paso, dar media vuelta y escapar por las calles laterales.

Llegado al destino final, los dirigentes no tuvieron otra opción que ser concisos con su discurso y dar por terminada la convocatoria. Los disturbios que rodeaban la escena no permitieron que fuera de otra manera. Así terminaba la marcha oficial, entre agua y bombas, con Carabineros persiguiendo y estudiantes arrancando.

Pero no todo acababa ahí. A medida que pasaban las horas, las calles siguieron ocupadas desde los Héroes hasta Estación Central, generando disturbios no sólo entre participantes de la marcha y Carabineros, sino entre comerciantes y escolares, quienes llegaron a agredirse incluso con fierros.

Entre tanto, la Universidad de Santiago de Chile (Usach) era escenario de violencia en el frontis y en sus dependencias interiores. Uniformados policiales enfrentaron a estudiantes lanzando agua y bombas de gas al interior de la casa de estudio, sin reparar en los funcionarios y la sala cuna que hay dentro de ella.

En más de una ocasión, fuerzas especiales de Carabineros ingresaron al campus de la Universidad de Santiago de Chile lanzando gas lagrimógeno
En más de una ocasión, fuerzas especiales de Carabineros ingresaron al campus de la Universidad de Santiago de Chile lanzando gas lagrimógeno

A eso de las 18 horas, a las afueras de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago, se encontraba la dirigente de ojos pardos, Marta Matamala,  quien hizo un análisis de la jornada de hoy, expresando: “Fue una marcha muy exitosa, hemos vuelto a poner el tema en el tapete con respecto a la educación y los cambios necesarios para Chile”.

Consultada sobre el movimiento estudiantil y la contingencia nacional, enfatizó: “Quienes están hoy día en el poder no están contentos con nuestra lectura, quieren que nos quedemos tranquilos, pero eso por supuesto no va a ocurrir” (…) “Lo que queremos poner hoy en discusión son temáticas políticas, y entendemos que hay cierta urgencia de parte de los estudiantes de base a movilizarse. Si hubiéramos hecho una mala lectura no hubiera salido nadie a la calle, pero ese no es el caso. Entonces hoy existe una claridad en la gente que está buscando marchar y construir esa alegría que no está llegando”.-