Enigma: la máscara que esconde al economista Rafael Garay

El ingeniero comercial Rafael Garay resultó ser un personaje con una caja de sorpresas. Fotografía de T13.cl

Quien fue reconocido por su experticia en materia económica y querido por su carisma, enfrenta una serie de acusaciones que lo tienen cruzando de frontera en frontera eludiendo a la justicia y a su círculo más íntimo.

El ingeniero comercial Rafael Garay, figura en el mundo económico incluso a niveles televisivos y mediáticos, resultó ser un personaje con una caja de sorpresas. “Este es un comentario muy duro para mí, amigos. Hace un tiempo atrás me fue detectado un glioblastoma. Esto es un tumor, una suerte de cáncer cerebral”,

Acusando una terapia para combatir su cáncer, viajó a Francia. Al parecer no fue suficiente, porque también pasó por Holanda, Tailandia y Rumania. En este último país, solicitó un certificado de soltería en el consulado de Chile en Bucarest, capital rumana. “Acá en Chile su polola está embarazada esperándolo”, afirmó el periodista de Chilevisión y –se supone– amigo de Garay, Iván Núñez. “Rafael si ves esto en algún minuto, regresa. Todo se puede arreglar”, agrega el comunicador.

Pero antes de toda esta parafernalia, el ingeniero comercial egresado de la Universidad del Desarrollo postuló al Congreso, lució una colección de automóviles y además practicaba las artes marciales (quizás todavía). En 2013 se presentó como candidato a senador por la circunscripción N°12, Bío Bío Costa, apoyado por el PRO, liderado por el cuestionado Marco Enríquez-Ominami hoy formalizado por el caso SQM, además del candidato presidencial Franco Parisi, acusadol de acoso sexual en Estados Unidos. Solo obtuvo un 9,17% de los votos.

Sus cercanos lo describen como un fanático de los autos de alta gama, hasta andarlos a 1.000 km e incluso cambiarlos por otros modelos al tiempo. El hombre de 40 años, también participaba de forma activa como sensei en la selección nacional del arte marcial japonés denominado Kudo, e incluso participó en competencias internacionales. “Foto de ayer acompañando al aeropuerto a nuestro Sensei Rafael Garay quien partió a Francia para su tratamiento de quimioterapia”, publicó un inocente Facebook de Kudo Chile tras acompañarlo al aeropuerto Arturo Merino Benítez en el inicio de su viaje a Francia.

Después de tantas lágrimas de cocodrilo, Rafael Garay nunca más apareció. Su abogado, Ángel Valencia, interpuso una demanda por “presunta desgracia” para poder ubicar su misterioso paradero. Esto provocó incertidumbre en sus inversionistas, quienes comenzaron a revisar sus cuentas. Pero la búsqueda internacional del calvo ingeniero cambió de carátula: pasó de persona desaparecida a prófuga. Asimismo, Interpol Chile estableció una alerta roja con su nombre por un delito de apropiación indebida por un monto cercano a US$ 1,2 millones.

Una encrucijada enigmática rodea al también exvicerrector de la Universidad Central, quien fue el personaje más nombrado por la prensa en septiembre según un estudio realizado por el Centro de Investigación, Sociedad, Economía y Cultura (Cisec) de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de Chile. Lo cierto, es que a esta historia le quedan muchos capítulos por delante.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.