Historia en paro, la problemática eterna sobre el acoso

Los estudiantes de Historia se encuentran movilizados por las denuncias de acoso docente. Fotografía de Carlos Lizana.

No todo marcha bien al interior del campus usachino y es que, a la mitad del segundo semestre, el estamento estudiantil de Historia cumple dos semanas de haber iniciado una movilización, paralizando y mostrando firme su compromiso por rechazar el acoso dentro del Departamento. Ahora, luego de la situación denunciada en el primer semestre sobre los profesores Luis Ortega y Augusto Samaniego, se suma el caso del profesor hora, Ángel Gordo.

Historia ha tenido un movido segundo semestre, manteniendo paros y actividades con dos ejes definidos y separados. En primera instancia, la carrera estuvo movilizada debido a la situación mapuche en el sur del país, como también en apoyo a los presos políticos mapuche en huelga de hambre. Luego, todo se radicalizó en torno al ya conocido tópico dentro de la carrera, el acoso.

La denuncia se centró en el profesor hora de la carrera, Ángel Gordo, quien es acusado por su ex señora por cometer actos sexuales a sus dos hijos, de los cuales uno es hijo en común con Gordo. La situación, que fue tramitada por la justicia chilena, es denunciada por los estudiantes de Historia, ya que advierten que los peritos correspondientes a la investigación no fueron los correctos, acusando malas prácticas en torno a la situación.

En paralelo, hace unas semanas se conoció el resultado del sumario interno realizado a los profesores Samaniego y Ortega, el cual dio como resultado, el fallo a favor de los docentes. Frente a esto, la Dirección del Departamento de Historia no se ha mostrado favorable al dialogo con los estudiantes sobre el tema, argumentando que la situación ya cumplió con los estándares legales y la incapacidad de realizar algo más en torno al tema.

Frente a ambas situaciones, el Vicedecano de Humanidades, Eduardo Román, admitió desconocer los antecedentes sobre el nuevo caso de acoso al interior de la carrera, mientras que, sobre Ortega y Samaniego, Román expresó que estaban a la espera de las indicaciones de Rectoría sobre la decisión de qué hacer con ambos profesores, luego que la investigación los diera como inocentes, limitando su accionar a lo que se decida en Casa Central.

Mientras la Facultad y el Departamento mantienen esta posición, los estudiantes de la carrera suman días a su movilización. Por esto, los futuros profesores realizaron un petitorio, que tiene como principales ejes la destitución del director de la carrera, Hernán Venegas, por su nula incapacidad a resolver el tema, agrandar la triestamentalidad interna y la reincorporación de cuatro estudiantes destituidos por la movilización del primer semestre.

Por último, los estudiantes expresaron que, si bien el caso del docente Ángel Gordo está fuera del área académica y se mantiene fuera del ámbito universitario, mantendrán su postura de rechazo ante el acoso, juntando todos los antecedentes académicos para denunciar la ineficiencia de Gordo en el aula de clases que acusan, sustentando que el profesor no reúne los antecedentes para cumplir con el alto estándar profesional dentro del Departamento.