Las campañas preventivas para evitar el contagio de VIH en la universidad

Estudiantes de Obstetricia y Puericultura de la Universidad de Santiago de Chile en una campaña de prevención contra las enfermedades de transmisión sexual. Fotografía de La Coyuntura.

Independiente de las cifras erróneas que entregó en un primer momento el ministro de Salud, Emilio Santelices, no se puede desconocer que en Chile existe un aumento progresivo del Virus de Inmunodeficiencia Humana. 

Entre el 2010 y el 2017, el VIH aumentó de 2.968 a 5.816 infectados. Además, el segmento más afectado de la población fluctúa entre los 15 y 25 años. Frente a este escenario, ¿qué se puede hacer desde la universidad? ¿Desde las diferentes unidades y actores que la componen? ¿Cómo posicionar esta problemática en mesas de discusión desde la comunidad?

Hacer las cosas bien

El director de la remodelada Unidad de Atención de Salud, el doctor Pedro Raba, fue enfático en subrayar su opinión al ser consultado sobre qué realiza la unidad para prevenir el VIH frente al aumento de los casos.

“A ver, aquí la idea no es alarmar. Preparar una campaña de prevención es algo que lleva tiempo y coordinación con otras unidades. Lo mismo pasa con la realización de pruebas de detección rápida del VIH. No es llegar y hacerlas”, aseguró.

Agregó que “es fundamental hacer todo un seguimiento durante el proceso. Se necesita apoyo psicológico en caso que dé positivo, personal para las cajas, profesionales que tomen las muestras y, sobre todo, infraestructura e insumos para una correcta realización. La Unidad de Atención de Salud no puede costear por sí sola. Por eso no podemos hablar de algo en concreto aún. Si vamos a hacer las cosas, vamos a hacerlas bien”.

El jefe del recinto no quiso extenderse mucho más allá, pero sí afirmó estar en reuniones en conjunto con la Vicerrectoría de Apoyo al Estudiante (VRAE), unidad de la que el centro depende.

VOGESEX a la espera

Desde la Vocalía de Género y Sexualidades, la vocal Javiera Medina, se refirió a las instancias en que han podido participar de campañas para la prevención del VIH. Han enseñado acerca del correcto uso de los preservativos durante la bienvenida cachorra de este año, en el pasado Festival Cachorro y, también, se les puede ver en los stands universitarios.

Sin embargo, hasta el momento, no se ha trabajado en conjunto con la Unidad de Atención de Salud por falta de presupuesto para ello. Se espera que estos testeos rápidos se puedan hacer este 2018. “Lo ideal sería hacerlo dos veces al año, cosa de que se haga costumbre un chequeo periódico”.

También señaló que es igual de importante instalar la problemática desde las aulas, que se converse sobre el tema para así tener un conocimiento más profundo, comprometido y responsable.

Mientras tanto, sólo queda esperar a que la burocracia y el papeleo administrativo realmente estén trabajando en pos de la contingencia que tiene por actores a los jóvenes y su calidad de vida.