Las demandas que mantienen en pie la movilización por una educación no sexista

Estudiantes en la funa de Cuenta Pública de la intendenta metropolitana, Karla Rubilar. Fotografía de Sebastián Sánchez.

Dos semanas de paro se cumplieron esta semana y la comunidad estudiantil de la Universidad de Santiago decidirá esta jornada revalidar otra vez la movilización por una educación no sexista y contra el acoso.

El ampliado resolutivo será determinante para planificar el futuro del movimiento que cuenta con el apoyo de estudiantes de otras universidades del país. Distintas carreras del plantel ya votaron en sus respectivas asambleas la moción de revalidación, pero todo se conocerá en el ampliado convocado para las 17 horas en el salón Enrique Froemel.

Si bien la causa principal es garantizar una educación no sexista junto con terminar los episodios de acoso y abuso en la universidad, se estableció un petitorio que busca representar a la comunidad estudiantil a través de la Vocalía de Género y Sexualidades (Vogesex).

Entre los puntos del documento se encuentra potenciar los espacios de democratización. Para ello, solicitan revocar el Decreto con Fuerza de Ley (DFL) 149 que “permite al rector en ejercicio tomar decisiones unilaterales sin necesidad de una instancia consultiva”, señala el petitorio. También se plantea una triestamentalidad real que consista en tomar decisiones de manera democrática a través de todos los estamentos.

Otra de las solicitudes es una formación de género para el cuerpo académico, esto ante denuncias de actitudes violentas y discriminatorias por parte de académicos hacia estudiantes (comentarios inapropiados). Por tal razón, se proponen capacitaciones de sensibilización para académicos junto con un curso de estrategias pedagógicas obligatorio para realizar cátedras.

El petitorio incluye un enfoque de género en cada una de las carreras, un filtro en la contratación de funcionarios, académicos y trabajadores, la inclusión LGBTIQ+ en los calendarios de eventos del plantel y aumentar charlas e investigaciones en torno al eje de diversidad sexual.

Son varias las solicitudes de los estudiantes, pero una de ellas se concretó. La Universidad de Santiago aprobó el 25 de mayo la normativa sobre el uso del nombre social para estudiantes transgénero en los registros, documentación, comunicaciones verbales y escritas del plantel.

La iniciativa surgió el año pasado por la Vogesex y permitirá el uso de nombre social en “documentos internos, tanto en ámbitos curriculares y extracurriculares, tales como: citaciones, memorandos, registros, listados, notas, actas, padrones electorales, constancias de asistencia, entre otros”, indicó la universidad a través de un comunicado.

Al ampliado resolutivo se sumarán otras actividades en el contexto del paro estudiantil. Estas son una capacitación “Charla represión de la mujer” a las 10 horas en la sala Facimed, a las 11.20 horas el encuentro “Rol de la mujer n la cultura familiar campesina” y a las 13 horas una marcha interna por una universidad democrática y no sexista.

Marchas

En julio se realizará la elección de rector y este jueves comenzarán las inscripciones de candidatos. El rector Juan Manuel Zolezzi iría por la reelección, en tanto, el decano de la Facultad de Humanidades, Marcelo Mella; y el académico de la Escuela de Arquitectura, Rodrigo Vidal, serían otros postulantes. Las pretensiones se ratificarán en el proceso de inscripción que se extenderá hasta el 7 de junio.

Pero la comunidad universitaria no queda ajena a la discusión. Bajo el lema “Por una Usach democrática”, los estudiantes marcharán este jueves para velar por la democratización interna y así poder elegir a las autoridades unipersonales con la participación de estudiantes, funcionarios y académicos. La movilización está convocada para las 13 horas y comenzará en el patio de la Escuela de Artes y Oficios (EAO).

Sin embargo, no es la única movilización. El presidente Sebastián Piñera realizará su primera Cuenta Pública este 1 de junio en el Congreso Nacional y los estudiantes se están organizando para manifestarse en las calles de Valparaíso.

Se habilitó un proceso de registro para participar como bloque Usach y la inscripción ($3.000) incluye el viaje de ida y vuelta, además de alojamiento en la Universidad de Valparaíso.