Los “animales libres” de la Universidad

Un joven realiza acrobacias en los pastos de Ciencia. Gentileza de Antonia Hernández.

Se definen como unos animales libres. Son un grupo de usachinos que hacen de sus tiempos desocupados un verdadero circo, a través de distintas disciplinas llamativas y, sobre todo, entretenidas.

Se trata de los talleres de Tela Naranja de la Universidad de Santiago de Chile, que en compañía de otros estudiantes realizan cursos gratuitos sobre distintas disciplinas circenses. Quienes alguna vez han caminado por los pastos de Ciencia un viernes por la tarde de seguro los habrá visto, haciendo acrobacias y trepando los árboles como si se tratara de verdaderos “animales humanos”.

Los talleres de Tela Naranja agrupan cada año a una gran cantidad de usachinos, todos amantes del circo y de sus complejas maniobras. Los cursos son de carácter gratuito, no requiere experiencia previa ni tampoco ser parte de la Universidad. Solo exigen las ganas de aprender y la puntualidad.

O eso es lo que pide Antonia Hernández, estudiante de Ingeniería en Alimentos de la Universidad de Santiago de Chile y una de las profesoras de los talleres gratuitos de Tela Naranja. “Nosotras entramos a estudiar sin realizar ninguna actividad física como disciplina, y ya a principios del segundo semestre comenzamos a conocer este bello arte y nos enamoramos”, dice la estudiante, quien imparte un curso de preparación física enfocado a la lira.

Los talleres de Tela Naranja se imparten los viernes en la Universidad. Gentileza de Antonia Hernández.

También existe la especialidad de tela que lo dirige la estudiante Michelle Allendes. Estos dos talleres buscan un previo acondicionamiento físico para generar más resistencia, fuerza y elongación, además de facilitar la subida a los aparatos y evitar lesiones, indica Hernández.

No solo esos cursos se imparten en los encuentros. La estudiante Javiera Astorga realiza un taller de lira y otro de streching o elongación, Catalina Billa está encargada de un taller de acroyoga e Irlanda Tapia tiene a su cargo el maravilloso mundo del hula hula.

Es común verlos los viernes en los pastos de Ciencia, al lado de los árboles, o también en el patio de las rosas ―a un costado de la Rectoría― cuando los carretes invaden a los participantes del taller de hula hula. Pese a ello, no se complican en continuar ensayando. De hecho, constantemente están mostrando su trabajo a la comunidad universitaria y para este fin de año tienen una presentación bastante especial.

“Ahora ultimo, debido a accidentes por las condiciones en las que nos encontramos, nos vimos en la necesidad de generar recursos para financiar implementos de seguridad”, asegura Hernández. La estudiante cuenta que han postulado a fondos concursables institucionales, pero no han tenido respuesta.

En sus presentaciones se han vistos en la necesidad de solicitar aporte voluntario, y en un plazo de dos meses han recaudado cerca de $100 mil para comprar implementos. Sin embargo, no les alcanza para adquirir un colchonetón y así poder ensayar seguros.

Una joven estudiante desarrolla sus habilidades circenses en los pastos de Ciencia. Gentileza de Antonia Hernández.

Este viernes 16 de diciembre es el último día de clases oficial del año y los integrantes de los talleres de Tela Naranja Usach realizarán una muestra de todo lo aprendido en estos meses. La actividad comenzará a las 16.30 horas en los pastos de Ciencia y será con adhesión voluntaria sugerida de $500. Todo lo recaudado irá en la compra de implementos de seguridad.

“Trabajamos la superación personal, el amor y confianza que se crea hacia uno mismo, y el trabajo en equipo, además del respeto por el trabajo del otro”, dice Hernández, quien extiende la invitación a toda la comunidad universitaria a participar y presenciar la muestra de los talleres.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.