En memoria de Rodrigo Rojas Denegri, el fotógrafo quemado por la dictadura

Rodrigo Rojas, murió el 2 de julio de 1986 tras ser quemado vivo durante una protesta contra la dictadura. Fotografía de archivo.

Treinta años han pasado desde el fatídico miércoles 2 de julio del año 1986.

En ese entonces, estaba todo el país levantándose temprano para dar comienzo a una jornada de dos días de protesta nacional contra la dictadura cívico-militar, era ya el tercer año de manifestaciones y éstas cada vez eran más numerosas.

Alrededor de las 8 am de una mañana completamente nublada, se encontraba Rodrigo Rojas Denegri con su cámara fotográfica, acompañando a los vecinos de la población Los Nogales en la comuna de Estación Central para retratarlos, trabajo que llevaba haciendo por cinco semanas en Chile.

Llega una patrulla militar comandada por el entonces Teniente Pedro Fernández Dittus, y detienen a Rodrigo y a Carmen Gloria Quintana. Fueron golpeados y luego rociados con un bidón de bencina que estaba junto a la barricada que los vecinos no alcanzaron a prender. Acto seguido les prenden fuego para luego cubrirlos con frazadas, subirlos a su camioneta y ser trasladados y abandonados detrás del aeropuerto Pudahuel.

Debido al atraso en llegar a un hospital para recibir los primero auxilios y a la gravedad de sus quemaduras, además de tener sus costillas quebradas y su mandíbula rota, Rodrigo Rojas murió cuatro días después en la Posta Central de Santiago.

El miércoles 6 de julio de 2016 su madre, hermano, más familiares, amigos y la Asociación de Fotógrafos Independientes (AFI), llamaron a una marcha por el centro de Santiago para homenajear y exigir justicia para Rodrigo.

09.30 Es la hora de la convocatoria junto al monumento a los pueblos originarios ubicado en la esquina sur poniente de la Plaza de Armas.

10.00 Llegan una docena de personas que dicen ser de la Asociación de Reporteros Independientes (ARI) que, además de sumarse al homenaje, pidieron permiso para informar sobre la detención del fotógrafo Felipe Durán, quien está preso desde el 22 de septiembre de 2015. Se asegura que su detención es producto de un montaje preparado para sacarlo de circulación, pues sus fotos mostraban las injusticias cometidas por Carabineros en contra del pueblo mapuche. Dichas imágenes han recorrido el mundo entero sensibilizando sobre este tema.

10.15 Primer punto fotográfico con imágenes en blanco y negro de Rodrigo Rojas, y capturas contemporáneas a todo color de Felipe Durán. Han pasado treinta años y la dictadura con toda su ferocidad aún no termina para el pueblo mapuche.

Junto a las fotos levantadas por alrededor de cuarenta personas, la madre de Rodrigo, Verónica, alza su voz para explicar el motivo de la reunión a los cientos de transeúntes que se detienen a mirar la exposición.

10.30 Comienza la marcha caminando por calle Compañía hacia el poniente en contra del tránsito (sin problemas pues es escoltada por Carabineros).

10.45 La primera parada y segundo punto fotográfico, es en las escalinatas de acceso a los Tribunales de Justicia. Allí se puede apreciar en toda magnitud un gran lienzo de un metro de alto por 12 de ancho, hecho en blanco y negro con fotos de Rodrigo.

Nuevamente Verónica Denegri habla a los transeúntes, esta vez acompañada de un micrófono inalámbrico que lleva su voz hasta un parlante ubicado a varios metros, para lograr llenar la plaza de los Tribunales. También la acompaña Alicia Lira, Presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP), ambas acompañadas por unas ochenta personas.

11.15 La marcha continua por calle Bandera en dirección sur hasta llegar a Moneda. Durante todo el trayecto se escuchaban gritos como:

¡Ninguna democracia se puede levantar,

Sin terminar primero con tanta impunidad!

¡Compañero Rodrigo Rojas Denegri,

Presente, ahora y siempre, hasta encontrar justicia!

¡Ahora, ahora, resulta indispensable que la Justicia

Juzgue y castigue a los culpables!

Desde allí doblan por ésta en dirección al Palacio de La Moneda.

11.45 Llegan a la Plaza de la Constitución donde ya está instalado un equipo de amplificación y un maestro de ceremonia que los espera.

Al centro, Verónica Denegri, en la marcha en memoria de Rodrigo Rojas. Fotografía de Nelson Muñoz.
Al centro, Verónica Denegri, en la marcha en memoria de Rodrigo Rojas. Fotografía de Nelson Muñoz.

Nuevamente hablan Verónica Denegri, Alicia Lira, un dirigente de ARI y una dirigente de la población Los Nogales que compartió algunos días con Rodrigo antes de su muerte. En estos instantes ya son alrededor de cien personas las que acompañan el evento junto a treinta fotógrafos y una docena de camarógrafos.

Finalmente Roberto Márquez acompañado solo con su guitarra, entona la canción que le compusiera al homenajeado en el año 1987, “Para seguir viviendo” que todo el público presente acompaña y que termina… ¡Rodrigo Rojas en llamas, tu voz seguirá viviendo!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.