Ser mujer futbolista: contra viento y marea, goleadora en el fútbol

Karen Araya, sosteniendo la Copa Libertadores de América.

Karen Araya Ponce, ex capitana de Colo Colo, campeona de la Copa Libertadores de América de Fútbol Femenino en 2012. 

Además, seleccionada nacional de fútbol femenino desde los 15 años, mejor jugadora del campeonato ANFP de Chile durante cuatro años.

Subcampeona Copa Libertadores de América de Fútbol Sala, elegida por los deportistas la mejor volante del último campeonato ANFP.

Escogida en 2014 como la mejor deportista, premiada junto a los mejores de cada disciplina. Es seleccionada nacional de Fútbol Sala. Hoy en día se desempeña como Capitana de Santiago Morning.

Esta joven mujer de tan sólo 25 años ha venido desarrollando la pasión por el fútbol desde pequeña. Proveniente de una familia de deportistas, desde su infancia-debido al machismo- que ronda el balón pie. Araya, se disfrazaba de hombre en su niñez para jugar de manera competitiva, porque el fútbol históricamente ha sido un deporte de hombres.

Sin lugar a dudas, ser mujer y liderar en el fútbol es una batalla que en Chile se viene dando por las deportistas mujeres que se desempeñan en esta área. Pese a eso, para Karen Araya, la pasión que despierta el fútbol ha sido y será su mayor alegría.

El problema de la invisibilización de este deporte ha puesto a las mujeres deportistas en una encrucijada, entre vivir de su pasión o dedicarse a otras actividades.

Así lo señalala mejor futbolista de España, Verónica Boquete, en el diario online Público. “La sociedad es machista y el mundo del fútbol, todavía más. Posiblemente pasaré inadvertida por la calle para el 90% de los españoles”, asegura. Además de ser líder en su equipo, es goleadora en los momentos claves, comparándose con Cristiano Ronaldo o Lionel Messi.

La embajadora del fútbol femenino español por el mundo, afirma que la problemática de la invisibilización del talento femenino es un problema del fútbol como deporte exclusivo de hombres.

Dicha problemática también sucede en Chile. El fútbol sigue arrastrando tópicos machistas, en donde, los clubes ni la Asociación Nacional de Fútbol Profesional han potenciado el fútbol femenino, en cuanto a recursos económicos o al posicionamiento mediático de deportistas mujeres, con el fin de potenciar este deporte a nivel nacional.

La campeona de la Copa Libertadores de América es del peso de muchos jugadores como: Eduardo Vargas, o el tan vanagloriado Matías Fernández. Pese a la gran habilidad deportiva y talento, Karen Araya, debe vivir una vida muy atareada, realizando diferentes actividades en su casa de estudios y en Santiago Morning, porque en Chile no se puede vivir sólo del fútbol femenino.

Inicios que marcan

“Todo comenzó cuando apenas tenía 3 años, mis padres no tenían con quién dejarme, por eso mi papá me llevaba a la cancha a jugar con él y sus amigos. En ese entonces, me ponía en el arco, esos fueron mis primeros goles. Ya con 6 años jugaba con niños, porque siempre fue un deporte de niños y a las niñas no las dejaban jugar. Comencé de manera profesional a los 11 años en el equipo de Puente Alto y luego vinieron varios clubes. La verdad es que no tengo recuerdos de mi infancia sin un balón de fútbol.

Al principio siempre fue jugar con hombres, porque a las niñas los padres no las dejaban, siempre jugué con mis hermanos y sus amigos, así me dediqué y aprendí muchas cosas. Mis padres nunca tuvieron problemas con que yo jugara fútbol, al contrario, me lo inculcaron desde muy pequeña y siempre fue un orgullo.

Cuando crecí mi mamá tenía un equipo de fútbol con las vecinas, y yo jugaba con ella en ese equipo, sin lugar a duda, un hecho muy significativo para mi vida. Luego, cuando mi carrera se tornó profesional, mi madre no me dejaba participar en esos campeonatos, porque decía que era muy buena y era obvio que ganaría.

A los 14 años me llamaron de la Selección Chilena de Fútbol, estuve en un equipo del Banco Santander. Luego me fui a la Unión La Calera y, finalmente, marcó mi carrera mi paso por Colo Colo donde jugué por dos años. Ahora estoy hace dos años en el club Santiago Morning donde me desempeño como capitana y entrenadora”.

Karen Araya en la selección chilena de fútbol. Fotografía de archivo.
Karen Araya en la selección chilena de fútbol. Fotografía de archivo.

Desafíos fútbol femenino

En Chile las posibilidades de ser futbolista son nulas, porque en el fútbol femenino no pagan, ni dan un apoyo para poder desempeñar de mejor manera en este deporte.

Todas las mujeres que jugamos fútbol lo hacemos porque nos gusta mucho, lo disfrutamos y amamos el deporte. El ser deportista es un desafío constante, porque vivimos una vida exigente en cuanto al entrenamiento, alimentación y tiempos. Sin duda, las personas no saben todo el esfuerzo que significa.

El sacrificio es inmenso, nosotras postergamos todo por el fútbol, familia, amigos, salidas familiares, comidas y un millón de cosas más. Las exigencias que debemos vivir, además de lo impagable que es la familia, es que debes seguir dietas, llevar una alimentación sana, no beber alcohol ni mucho menos fumar, ni llevar una vida de excesos.

En Chile no es bien remunerado ser deportista, menos futbolista mujer. Entonces no nos podemos dedicar 100% al fútbol aunque, a mi parecer, nos entregamos al 100%, pero debemos complementar, estudiar y trabajar para poder comprarnos los equipos como zapatos, canilleras e implementación deportiva y los traslados.

Nadie imagina los costos y la dificultad de ser futbolista mujer, porque no se valora en nuestro país. Yo por lo menos estudio y tengo que cumplir deportivamente en mi universidad, jugar y entrenar por ellos. También, trabajo 3 o 4 veces a la semana y entreno 4 días de esa semana. Entonces, dos de ellos en doble jornada, hay días en los que no me queda tiempo ni para almorzar.

La verdad es que las posibilidades de ser futbolista en Chile son nulas, por eso mis proyecciones son lograr irme a jugar un tiempo a otro país, vivir la experiencia y otra realidad. Quizás sea igual de difícil vivir del fútbol, pero poder ganar algo como el reconocimiento en otro país más desarrollado.

La experiencia que más  me ha marcado en el fútbol fue haber jugado un mundial, porque no todos los deportistas tienen la posibilidad de vivir esa experiencia. Además, era la primera vez que se hacía en Chile, repleto de hinchas fue emocionante, y haber ganado la Copa Libertadores de América eso es lo que más me ha marcado en mi vida como deportista.

Salida de Colo Colo

Me fui de Colo Colo porque cuando ganamos la Copa Libertadores ganamos mucho dinero, y apenas, nos dieron cien mil pesos a cada una. Eso me parece una falta de respeto. Luego, el dirigente del fútbol joven de ese año, Juan Gutiérrez, quería que yo le pidiera disculpas por haber pedido premio y viáticos y en realidad no nos dieron nada.

En Colo Colo nunca hubo compromiso con el fútbol femenino. Para Colo Colo siempre fuimos un gasto.

En Santiago Morning todo es distinto, porque es un club más pequeño pero familiar. Mi estadía en el club ha sido increíble me han tratado muy bien. Estoy muy cómoda y tranquila, realmente ha sido una gran experiencia para mi vida como deportista.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.