Personas en situación de calle: el despojo de la sociedad

A homeless man prepares to sleep in a street downtown of Valparaiso, about 120km (75 miles) northwest of Santiago, June 24, 2007. REUTERS/Eliseo Fernandez (CHILE) CHILE/ CHILE/

“Estas personas son invisibilizadas, pues el Censo Nacional y la Encuesta Nacional de Caracterización Socioeconómica (Casen) se realizan en viviendas, y no consideran a las personas que son excluidas de la sociedad”, señaló Betzabe Cáceres, coordinadora social de Corporación Nuestra Casa, entidad sin fines de lucro que trabaja esta temática.

Debido a esta situación, el mes de octubre de 2011, surge el Ministerio de Desarrollo Social de manera oficial, el cual busca, a través del apoyo a diferentes entidades sociales, realizar un trabajo de políticas públicas, poniendo énfasis en el combate de la pobreza y a las necesidades de los más vulnerables y discriminados.

Durante este mismo año, se realizó el segundo Catastro Nacional de Personas en Situación de Calle, realizado por el gobierno, en donde las cifras apuntan a la existencia 12.255 personas que viven en la calle en Chile. La distribución de esta población es similar a la de la población sociabilizada, concentrándose un 47% del total en la Región Metropolitana.

Sin hogar

Según la entidad Red Calle son personas que se encuentran pernoctando en lugares públicos o privados, sin contar con una vivienda fija.

Utilizan, principalmente, la vía pública, que es considerada como una calle, esquina, paradero, plaza, u otros lugares abiertos. Por otra parte, también pueden contar con un alojamiento esporádico, en el cual pasan la noche, cancelando un monto por ello.

Razones del despojo

 

Según el Ministerio de Desarrollo Social, existe una amplia evidencia sobre las causas que originan la situación en calle, dentro de ellos se encuentran los elementos económicos, las dificultades personales, rupturas familiares, despojo laboral, ruptura de vínculos sociales, entre otros.

El proceso que conlleva a una persona a pertenecer a esta situación, se puede dar de manera abrupta o gradual, como consecuencia de un quiebre en su vida cotidiana. Así se puede ver reflejado en el siguiente recuadro:

12187665_1773117609582969_6303026037765947767_n (1)

En términos sociológicos, este tema se ha estudiado durante años, pues es el concepto de ‘vagabundo’ comienza a tratarse durante la época medieval, en donde se creía que “la cultura es una tómbola, en donde te puede tocar en cualquier momento, puedes estar arriba como puedes estar abajo”, menciona Claudio Avendaño, Sociólogo.

Al momento de entender a estos sujetos, para Avendaño, es importante comprender que “este tipo de personas rechazan los valores sociales del sistemas y además los medios para alcanzar esos valores. Son personas retraídas y/o excluidas del sistema, por lo que esta no es solo resultado de una situación individual, sino que hay distintas circunstancias sociales que llevan a esas personas a vivir esas condiciones”.

Se van a la calle

“Yo me fui de la casa en Temuco porque murió mi mamá y mi papá; mi tío y mi tía; mi abuelo y mi abuela. Me vine a Santiago y trabajé en Renca. Entré a Gasco cuando valía 14 centavos el gas, después me fui porque también murió el caballero. Recolecté cartones, pero era muy mala la pega”, dijo Don Luis Alberto, de aproximadamente 70 años, quien vive entre las calles Cuevas y Ñuble, a las cercanías de la estación de metro con el mismo nombre.

Por otra parte, Gabriel Vilches, vive a las afueras del Estadio Víctor Jara, ubicado en la comuna de Estación Central. Él mencionó que tenía dos hijos y que se encontraba ahí, sin ellos, por problemas con núcleo familiar. Los extraña, pero entiende que se los farreó. “yo tengo una empresa de construcción y soy técnico en edición, trabajé en Lampa, pero la vida es así. Perdí muchas cosas en la vida por ser perro.”

Ambos testimonios, recaen en problemas que involucran a terceras personas, en donde se delimita el actuar personal. El despojo y la culpa son notorios al momento de analizar ambas personalidades.

A pesar que Don Luis mencione que se siente tranquilo viviendo en la calle, esta realidad no la comparten todas las personas. Algunos, como Gabriel, se arrepienten profundamente de haber llegado a ese punto, el problema es que ya no sabe cómo salir de ahí.

Autopercepción de su calidad de vida

En la realización del último Catastro Nacional en el año 2011, se les solicitó a los entrevistados que midieran su nivel de felicidad, que varían des muy bueno y muy malo, para así llegar a las conclusiones de la calidad de vida que percibe cada sujeto.

En base a esto, la mayor parte de estos individuos, con un 21,78% del total, señalaron que no se encontraban ni felices, ni infelices, dejando en un 12,95% a las personas felices.

Estrategia de reintegración

En Chile la estrategia de reintegración se basa en un trabajo arduo con la sociedad civil y entidades con roles sociales, el cual esta normado y guiado por el Ministerio de Desarrollo Social, con el fin de radicalizar este número de personas.

Luis Sarmiento, encargado de políticas públicas de las personas en situación de calle del Ministerio de Desarrollo Social, menciona que como gobierno, su misión es poder lograr incluirlos en la sociedad, sin embargo ellos tienen derecho a elegir libremente su vida.

“Desde el lado de la política, se entiende que hay una posición normativa con respecto al tema. El hecho de vivir en la calle es una privación a los derechos básicos, es lesiva en el deterioro de las capacidades de las habilidades sociales y cognitivas de las personas.”, sostiene Sarmiento.

Con el fin de realizar un trabajo colaborativo y coordinado entre varias organizaciones que tienen un fin en común, surge la Red de Trabajo con Personas en Situación de Calle, o Red Calle, como antes se mencionó. Un conjunto de organizaciones y grupos solidarios que buscan ayudar a las personas despojadas de la sociedad, para así revertir una serie de estigmatizaciones existentes.

Una de las entidades es Nuestra Casa, corporación sin fines de lucro que trabaja para favorecer la situación de calle, buscando ayudar a través de apoyo psicosocial que permita hacer el tránsito de la calle a una vida autónoma e independiente.

Betzabe Cáceres, coordinadora social de esta corporación señala que cuentan con tres escenarios, que abordan la habitabilidad, contando con una residencia con capacidad para 34 hombres. El trabajo en calle, es otro de los escenarios, en donde se incorpora a la sociedad civil a través del voluntariado para acompañar a las personas en sus propios espacios. Por otra parte, realizan talleres deportivos sociales, que buscan a través del deporte movilizar sus capacidades para la superación.

Ésta, junto a otras siete organizaciones ubicadas en diferentes sectores de la Región Metropolitana, realiza esta labor de inclusión social.

Estancados en la calle

En base al análisis realizado por el Ministerio, esta situación es un fenómeno heterogéneo y gradual. Los sentimientos de dolor, ruptura, maltrato, pobreza y pérdidas son problemas que deben superarse con el apoyo de otras personas, no necesariamente especialistas, sino que un grupo social con quien puedan compartir sus emociones. De no ser así, es difícil lograr incluirlos en el sistema.

El deterioro biopsicosocial se va agudizando con el paso del tiempo, por lo que se dificulta que de manera autónoma puedan dejar su situación callejera y regresar a un sistema normalizado.

“Ellos se desprenden de la cultura social, pasando a construir su propio sistema, porque quedan en un espacio en donde los valores y las normas no entran”, menciona Claudio Avendaño, Sociólogo.

Además afirmó que “nuestro sistema es uno de los más cerrados que hay en la historia de la humanidad, por lo tanto no hay ninguna posibilidad de que puedas vivir entrando y saliendo de este. Estas fuera o estas dentro, y el estar fuera significa vivir en situación de calle, no hay otra alternativa”.

Por otra parte, el sociólogo agregó que palabra integración, tiene una apuesta a través de la multiculturalidad, pues es necesario comprender que cada cultura es respetable y que las maneras de incorporar a estas personas al sistema deben ser de la manera menos abrupta posible, de no ser así, este objetivo no tendrá los resultados esperados.

Sin embargo, existe algo más importante por considerar, pues “no hay nada más lindo que quererse a uno mismo. Yo les voy a decir muchas cosas, pero cada persona tiene un don, y ese don deben desarrollarlo. Ya no saco nada con decir que tengo auto, familia y que mi hija vive en Chicureo. No me sirve de ni una hueá. Quiérete tú, y vas a ser bienvenida en este mundo”, Gabriel Vilches, persona en situación de calle.

Por Alexia Bórquez/Presidenta Centro de Estudiantes de Periodismo Usach

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.