A propósitos de ataques y robos: ¿te sientes seguro en la Usach?

Escuela de Artes y Oficio de la Usach de noche. Fotografía de Elson Millanir.

Hay que debatir. No se trata de hechos que hayan ocurrido solo esta semana, sino que son parte de una realidad que no siempre es tratada. Algo pasa con la seguridad interna de nuestra universidad, dado que los robos o agresiones no forman parte del espíritu usachino.

El lunes conocimos el caso de Jovan Navarro, estudiante de Ingeniería en Minas y seleccionado de judo, quien fue agredido en horas de la madrugada del sábado por desconocidos. El Foro Griego es un lugar de fiesta los días viernes, pero no podemos permitir que la violencia termine con un espacio de recreación y entretención universitario. Sabemos que nuestros amigos externos no deben entrar a la universidad pero, si los invitamos y les pasamos nuestra credencial, es porque confiamos en que ellos no incitarán a la violencia.

Pero qué pasa con las otras personas que vienen a nuestra casa de estudios y que ni si quiera tienen vínculo con otros estudiantes del plantel. No conocemos de dónde provienen ni cómo se pueden comportar, y muchas veces podemos sentirnos atemorizados a tal punto de ser, en los casos extremos, víctimas de hechos violentos. Los usachinos no somos delincuentes ni ladrones, eso no va dentro de nuestro espíritu social y transformador, pero si avalamos estos hechos nos convertimos en cómplices de una problemática que difícilmente terminará.

Tampoco es posible que roben la motocicleta a un usachino y que el ladrón la haya sacado arrastrando del estacionamiento. Parece chistoso, pero así ocurrió. Lo informamos en La Coyuntura luego que la madre de un estudiante denunciara el delito. Pese a que más tarde recuperaron el vehículo, la invasión a la seguridad interna del plantel estuvo en discusión y más aún si los guardias no vieron nada extraño, ni si quiera al sujeto sustrayendo el medio de transporte.

Si bien nuestra Universidad de Santiago de Chile es un espacio público, se debe resguardar el bienestar dentro del plantel por el mero beneficio de toda la comunidad. Los guardias deben ser más criteriosos a la hora de solicitar la credencial, pidiendo a todos los jóvenes su credencial o al menos su pase escolar para identificar que la persona pertenezca realmente a esta casa de estudios. Asimismo, este criterio también debe estar presente a la hora de los cambios de turno, considerando que han ocurrido robos a locales en esta transición laboral.

Opina con nosotros y comenta tus inquietudes. ¿Crees que estamos inseguros en nuestra universidad? ¿Qué medidas se deberían implementar para evitar robos o incidentes?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.