¿Qué está pasando con el huerto de Historia?

Los trabajos que se realizan en el huerto de Historia. Fotografía de Camila Amoyao.

Con la llegada del regreso a clases, varios estudiantes y docentes del Departamento de Historia, se encontraron con la sorpresa de una zona de obras, ubicado justo en el huerto y la sala 322. Se generaron varias especulaciones e incertidumbre en el entorno.

El nacimiento del huerto

Todo comenzó el 2015, en la época de la movilización. Un grupo de estudiantes se les ocurrió la idea de hacer un huerto autogestionado, ya que existía un peladero en los lugares donde convivían a diario.

“Como nadie estaba ocupando aquel lugar, entonces se tomó este espacio, se cabó con pica y pala. Y así, poco a poco el huerto fue tomando forma”, comentó Esteban Bustamante, estudiante de Pedagogía en Historia, quien cuidaba del huerto a diario.

Agregó que el huerto tiene un trasfondo, que es lucha social contra Monsanto y el contexto de la colusión que está creciendo en el planeta, la futura crisis del agua, entre muchas más. Además, cada vez hay menos áreas verdes. “Ahora le están poniendo cemento, y no tengo ni idea qué quieren hacer. Igual es penca, me dio rabia que no hayan avisado”.

Una medida compensatoria

En el Departamento de Historia indicaron que el huerto volverá a estar habilitado. Fotografía de Camila Amoyao.

Germina Peñaloza, Jefa Administrativa del Departamento de Historia, esclareció que la sala 322 que está al lado del huerto la van a arreglar, por un proyecto que estaba desde el 2014. “Y, como todo en esta universidad, se atrasa un poquito porque hay procesos y licitaciones”.

“Cuando nosotros llegamos fue sorpresa, al igual que ustedes, y luego nos vinieron a informar. Teníamos la sala ya destinada para cursos, y ahora debemos mover a los profesores, porque ahora no tenemos esas salas a nuestra disposición, agregó. 

“Lo que entendemos nosotros que, por una medida compensatoria, producto a este período que van a estar sin sala, se comprometieron como dijo el profesor Rafael Chavarría arreglar el huerto. Nunca se ha querido sacar el huerto de ahí, y no es por un proceso de acreditación, ya que está acreditada la carrera desde el año pasado”.

El huerto volverá

Si bien el huerto se encuentra cerrado, en el Departamento de Historia aseguraron que pronto estará disponible para toda la comunidad. “Era lo más lindo qué teníamos”, comentó Francisca Toro, estudiante de tercer año de Historia.

Uno de los beneficios positivos que trae un huerto es que mejora el entorno, y rompe con el impacto del cemento y ladrillos.

También, fomenta los lazos sociales. Una investigación desarrollada en una comunidad de Melbourne, concluyó que estas actividades llenan vacíos, reducen las tensiones existentes y fomentan la integración social entre grupos que, de otra forma, estarían segregados.

“Los huertos urbanos ayudan a crear redes y mejorar sensiblemente las relaciones sociales, ya que se trata de espacios donde la convivencia y el apoyo mutuo priman sobre la rentabilidad y la competitividad”, sostuvo Gregorio Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, a un medio de comunicación español.