Roberto Bravo: reflexionando a través de la música

El pasado jueves 24 de marzo se llevó a cabo la presentación del destacado pianista nacional Roberto Bravo. El encuentro fue organizado en conjunto con Casa del Alba Cultural en Chile y se realizó en el Aula Magna de la Universidad de Santiago. La jornada empezó a las 19:00 hrs donde, luego de la presentación de la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago, Marta Matamala, se dio inicio a la música.

La agrupación de música latinoamericana Chañar, fue la encargada de partir. Acompañados de un potente bajo, percusión, un constante charango y la infaltable zampoña mostraron lo mejor de la música andina en el auditorio que se iba llenando más en cada canción.

La agrupación folclórica Chañar fue la encargada de abrir el evento en el Aula Magna. (Fotografía: Francesca Andrea - Feusach)
La agrupación folclórica Chañar fue la encargada de abrir el evento en el Aula Magna. (Fotografía: Francesca Andrea – Feusach)

La encargada en presentar a Roberto Bravo fue Clarita Parra. La hija de Eduardo “Lalo” Parra, quien recordó el natalicio de su padre e invitó a las distintas actividades que se organizarán el 29 de Junio en honor al reconocido y querido folclorista. Posterior a sus palabras procedió a cantar “La Jardinera” y “Cambia todo cambia”, de su difunta tía, la legendaria Violeta Parra. Además de esto interpretó junto a su guitarrista la canción “En mejillones yo tuve un amor” en Jazz Guachaca, genero del cual fue pionero “El Tío” Roberto Parra, y que tiene una fuerte influencia del Jazz gitano característico de Django Reinhardt.

Siguiendo la misma línea interpretaron “quien es la que viene allí”, el popular cover de “Yes Sir, That’s My Baby”, un foxtrot de los años 20’ reinterpretado en Jazz Guachaca en los años 60’ por Roberto Parra y popularizado en el disco Unplugged de la banda de rock penquista Los Tres.

Clarita Parra, hija de Eduardo “Lalo” Parra cantando junto a su guitarrista en el principal escenario de la Usach. (Fotografía: Francesa Andrea - Feusach)
Clarita Parra, hija de Eduardo “Lalo” Parra cantando junto a su guitarrista en el principal escenario de la Usach. (Fotografía: Francesca Andrea – Feusach)

La gente aplaudió. Clarita se despidió y se dio paso a la función principal. Después de una presentación que destacó aspectos biográficos y profesionales, Roberto Bravo entró directo al piano que lo esperaba desde el inicio de la jornada.

Interpretó las canciones “El derecho de Vivir en Paz”, “El cigarrito”, “Luchín” y “Te recuerdo Amanda”, del cantautor Víctor Jara. Los silencios, casi mínimos en cada canción, fueron absolutos. Nadie quiso hacer ningún movimiento. Las caras atentas dejaban ver la conexión que había entre el sentimiento de apreciación musical, pero a su vez, la reflexión que existe cuando se interpreta a Víctor Jara. Una conexión mucho más cercana cuando se recuerda que Víctor hizo clases en la Universidad de Santiago hasta su muerte, cuando en dictadura fue secuestrado y llevado al estadio nacional, uno de los tantos centros de exterminio que hubo en una de las dictaduras más largas de Latinoamérica.

El pianista Roberto Bravo fue el encargado de cerrar la semana Cachorra entregando música a la comunidad usachina. (Fotografía: Francesca Andrea - Feusach)
El pianista Roberto Bravo fue el encargado de cerrar la semana Cachorra entregando música a la comunidad usachina. (Fotografía: Francesca Andrea – Feusach)

Bravo, siguió la jornada con temas de Silvio Rodríguez. “El unicornio Azul” fue la indicada para dar paso a las siguientes piezas. Luego de un pequeño descanso, presentó a la destacada violinista Montserrat Prieto, con la cual pasó a interpretar dos canciones del ícono trasandino de tango Astor Piazzola.

Pero no solo Montserrat estuvo en el evento, pues Bravo invitó a Antonia Parra con la cual interpretaron “volver a los diecisiete” y “Gracias a la vida”.

Hubo un espacio para preguntas, donde la gente aprovechó de agradecer la asistencia del artista y su entrega. Bravo mostró su lado más humano. Ahora dándose el tiempo para la gente aprovechó de bromear preguntando sobre el marcador del partido de Chile contra Argentina. Entre preguntas e intercambio de experiencias, aprovechó de reflexionar sobre la dictadura y la represión que hubo para los artistas en ese tiempo. Recordó a Víctor Jara y el rol que tuvo en la identidad actual de Chile y lo importante que es para él interpretar sus canciones en la Universidad donde hizo clases.

El pianista también quiso dejar en claro que si bien había tocado en grandes escenarios, no había nada como tocar con la gente desde cerca. Recordó cuando tocó en la minera San José y cuando se presentó en Chacabuco, haciendo la relación con la cantata Santa María.

“¿Cuánto cuesta ser músico en Chile?” preguntó una estudiante de medicina que no se decidió a estudiar lo que muchos consideran como hobbie. “Ser músico cuesta en todas partes” respondió y dio repaso a su trayectoria musical. Roberto Bravo estudió en Estados Unidos, Rusia, Polonia e Inglaterra, pero se ha presentado en distintas partes del globo.

Luego de un largo aplauso la jornada se dio por finalizada. Los organizadores se acercaron por fotos, y la demás gente se retiró del lugar en un día que estuvo marcado por actividades por la semana Cachorra y el partido de Chile. La cultura, la política, la reflexión hicieron sentido y se encontraron en una mixtura que tuvo elementos que alguna vez fueron relacionados con la burguesía, como lo es el piano, pero que también tuvo elementos del mundo popular, como lo son las canciones de Víctor.

Una mezcla exquisita que la gente pudo disfrutar de manera totalmente gratuita dentro de una universidad estatal que se esfuerza cada día por recuperar el rol público que merece con instancias recreativas, culturales y auto formativas emanada por iniciativa de sus propios estudiantes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.