Sergio Lagos lanzará su disco “Cosmos” en el Planetario

Sergio Lagos lanzará su álbum "Cosmos" el 25 de noviembre en el Planetario de la Universidad de Santiago de Chile. Fotografía de La Coyuntura.

El animador y cantante Sergio Lagos lanzará su nuevo disco “Cosmos”, el que será  presentado junto a Los Gaffers el viernes 25 de noviembre en el Planetario. Del show, los detalles de su nuevo trabajo musical y más habla en esta entrevista con La Coyuntura.

Sobre el disco y el Planetario

¿Cómo nace la idea de hacer Cosmos?

Las canciones fueron las que abrieron este territorio, porque este es el cuarto disco de canciones que interpreto y creo, fue primero ese caldo de cultivo.

El tema siempre me ha acompañado. Soy sureño y la gente de provincia tiene mucho más informado el tema de las estrellas, porque cuesta muy poco salir de los bordes de la ciudad. Entonces, sales de la ciudad y ya te enfrentas a este espacio que yo siento que los capitalinos hemos perdido. Y lo digo así porque diría que ya soy un capitalino ahora, llevo más tiempo viviendo en Santiago que nada.

De ahí viene una seguidilla de eventos y de situaciones que me van siempre conectando a esto, desde “La Guerra de la Galaxias”, Bradbury, Asimov, Papelucho y el marciano, los libros de astronomía de mi padre, y mis serias intenciones de algún día estudiar esto. Claro, me enfrenté a las matemáticas y las ganas se me quitaron rápidamente. Ha sido un tema permanente entre mi escenario, cuando me creía escritor también escribía cuentos de ciencia ficción, mi banda anterior se llamaba Marciano. Hay una conexión. En este disco, las canciones comenzaron a llamarse de esta manera, Solaris, Infinito y ya cuando apareció Cosmos, entendí que este disco debía llamarse así.

¿Por qué se escogió el lanzamiento en el Planetario y no en otro recinto?

Cuando ya estaba el nombre del disco me abalancé a las instituciones que observan y manejan parte de la astronomía. Fui a las oficinas de ALMA, y empecé como el periodista que soy a hacer preguntas. Qué es lo que hacen, cómo lo hacen, qué es lo que ven, cómo trabajan, cuál es la distancia entre un centro astronómico óptico y otro que funciona con los rayos x, los rayos gama, ultravioleta, que ya no es visible… ya no es lo que captas de luz sino las señales de van rebotando y que te van dando pistas para poder ir generando conocimiento.

En ello cada vez me iba metiendo en esta sensación de estar aprendiendo pregunta tras pregunta y maravillándome de la humildad de toda esta gente que no te habla de sí, de su obra o de su invento, habla del relato de la humanidad sobre esto.

La ciencia es conocimiento y amor, este disco tiene esas dos inspiraciones, el espacio y el amor, lo que nos mueve día a día.

Ahí aparece la historia de un astronauta y una chica, este astronauta que pierde la gravedad y que ella lo sostiene con una cuerda para que no se aleje de sí. Cuando me encuentro con todos estos elementos, dije que el Planetario es donde tenemos que ir porque aquí, es donde podemos darle cuerda a esta historia. Partí al Planetario hace dos años y medio y conté este plan, luego armamos un proyecto que lo presentamos a la Fundación Planetario, lo acogió como propio y ahí está.

¿Existe algún vínculo con esta casa de estudios de tu parte?

Desde la historia y el peso de la Universidad de Santiago. Estudié en otra universidad pero hay otras que pesan y se hacen presente por su propia estructura, como la Universidad de Concepción, Austral de Valdivia, la Universidad Católica, o la Universidad de Chile. La Usach es un referente de la educación pública, tengo amigos y gente conocida que ha estado. Esta ha sido una mirada bastante curiosa porque ha sido desde el Planetario, que está y no está adentro, hay cercos que supuestamente lo dividen. En las visitas me he paseado varias veces por la universidad caminando, y mirando cómo se desarrolla la vida universitaria adentro del recinto.

Con respecto al disco, ¿cómo fue la manera de escribir las canciones?

Parto por la música, hago una bajada del esqueleto de la canción y muchas veces tienes una parte o a veces tienes puentes, estrofa y coros, a veces tienes el coro y no la estrofa, y es muy orgánico el proceso.

Hay canciones que surgen espontáneamente o muy rápidas y otras que requieren mucho trabajo y son puntos de partida muy diversos. Pero tiene que ver con espacios de soledad y un trabajo muy solitario, y así es como va ocurriendo. Luego, vienen varias cocciones que tienen que ver con la banda, con Cristián quien es el guitarrista y el productor del disco también, es quien termina por ordenar a este grupo, es nuestro director artístico finalmente.

Nos podrías comentar un poco la canción “Celeste”, inspirada en tu hija.

Va dedicada a mi hija. León (su hijo) reclamaba el otro día: “Papá, dónde está mi canción que diga León”. Le explicaba que el disco Concepción está dedicado prácticamente entero a él.

Celeste surge por esta fascinación de la vida y el rol de papá que tiene muchos matices. Uno como figura ya no es solo un ser humano, es un imaginario dentro del inconsciente y consciente de un nuevo ser. Me puedo morir hoy día, pero no voy a dejar de existir para ella nunca. Un poco de eso habla la canción, que donde quiera que yo esté siempre la voy a estar acompañando y que si no estoy presente voy a ser sombra en su luz, y que la voy a acompañar en esta vida y en la próxima. Es como mi anhelo.

Carrera

Musicalmente hablando, ¿cuál es la evolución del Sergio Lagos de los inicios y el actual?

La energía es la misma. Tiene que ver con las ganas de aprender, de probar, experimentar e intentarlo. Esto es como cualquier urgencia que tiene alguien. Algunos la tienen por escribir, no porque sea grato escribir sino porque hay una necesidad interna que requiere salir hacia afuera y que debe materializarse, como hay algunos que hacen fotos.

El ser humano está buscando caminos para poder proyectarse, el cuerpo se nos hace un recipiente inexacto, pequeño y además monstruoso porque se va deteriorando y echando a perder. Pero uno no, entonces hay una energía con que tiene que ver con materializarse desde otro lado, y es la misma energía que mueve a la gente que tiene preguntas, búsqueda, que tiene más preguntas que certezas, más inquietudes que cosas claras.

En mi caso siempre he tenido que ver con lo mismo, con las ganas de estar en ella, porque la música es una energía. Creo que todos los que escuchan, valoran y que son melómanos también son músicos, lo que pasa es que está muy estructurado esto de que el que toca música es músico. Al final, todos los seres humanos tenemos una relación con esto y que algunos tienen una relación más intensa simplemente.

"Ultravioleta" es la canción que abre el disco "Cosmos" de Sergio Lagos.
“Ultravioleta” es el primer single de “Cosmos”.

¿Pensarías dejar la televisión por dedicarte netamente a la música?

No tengo relación con la tele, con la prensa o con la radio que me constituya. No me levanto en la mañana y cuando me miro al espejo digo: “Periodista”. No veo escrito periodista al frente, ni tampoco veo músico.

Lo que me pasa con la música es una necesidad, es como el aire. Si no estoy intentando ser esto creo que perdería todo sentido. Ahora, en el ejercicio del periodismo he pasado por distintas plataformas, desde el escrito, radial, televisivo, he hecho producciones, armado conciertos y generado diversos tipos de cosas. Pero eso responde a que hay un camino de conocimiento, aprendizaje y de entretención, igual uno se entretiene con esto y es lo primero que te tiene que mover. Sin duda podría sobrevivir sin hacer radio, ya estoy sobreviviendo sin eso, he sobrevivido sin escribir y sin duda que podré sobrevivir sin hacer televisión, pero no puedo sobrevivir si dejo de hacer música.

¿Cuáles son tus referencias musicales?

Todo lo que he escuchado. Tengo más claro lo que no es referencia musical para mí, que las que me podrían definir como mis influencias claras. He escuchado folclore, jazz, rock, todo tipo de rock. He oído con atención distintas escuelas de ingeniería en sonido, he ido para atrás y hacia adelante, finalmente la música me encanta y mientras más música puedas meter de todos los colores, mejor.

Ahora, creo que hay un espacio inagotable. El primer disco que me llevó a un lugar distinto fue el de Rick Wakeman, el tecladista de Yes, quien tenía un disco que se llamaba “El Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda”, y lo había escuchado cuando tenía unos 5 o 6 años en el living de mi casa en Concepción. Te juro que veía a los caballeros y tuve como un viaje. Esa gente que dice que tiene regresiones, tuve una cosa así con la música. Mi familia es muy melómana, entonces pasó por mi casa toda la New wave, el jazz, la progresiva, y en mi casa si no llegabas con un disco no entrabas técnicamente.

¿Tienes alguna inquietud musical que no hayas realizado?

Todos los días quiero hacer algo nuevo, y me llama la atención que existen posibilidades para meterte en un lío nuevo.

¿Existe interés por hacer una colaboración con algún artista?

Han surgido de manera espontánea igual. Este año he estado trabajando con Alejandro Gómez, el ex líder de Solar y Alamedas, un súper compositor y guitarrista chileno. Cuando mi banda no puede estar voy con la banda de él a tocar, entonces toco canciones de él y él toca canciones mías, hacemos un show de ambos repertorios. Eso está dando pie a una canción para un nuevo disco de Marciano. Compuse una canción, él la interpreta y ha sido muy bonito eso.

¿Por qué no has realizado una colaboración junto a Nicole?

Creamos material para Marciano el 2005, con el disco “Absoluto” hicimos dos canciones. Hemos evitado meternos en ese mundo porque nos ha funcionado a los dos mantener nuestros procesos creativos un poco separados. Si bien estamos todo el día hablando y compartiendo lo esencial, que es lo que da fruto a las canciones, nunca nos hemos puesto en un diseño de trabajar en algún punto. Después de 10 años ella siente que es el momento de que empecemos a hacer cosas también.

La persona que asistan al lanzamiento, ¿con qué se va a sorprender?

Tú ingresas al Planetario y hay un viaje. Va a partir desde el Big Bang con un relato y junto a cada canción te va llevando hasta el corazón del hombre. Así hasta llegar a la humanidad, que es muy loco pensar que somos nosotros el último eslabón de la cadena evolutiva del cosmos. El cerebro es un misterio tanto como el cosmos en sí y a mí me sorprende mucho esto.

¿Somos nosotros los privilegiados finales de todo esto? Porque por más que haya querido ver extraterrestres y tenga una banda que se llame Marciano, y que haya tomado varios tipos de alucinógenos para poder pillar a estos seres, nunca he podido ver un extraterrestre. Pero, tal vez ustedes sí.

Mi mujer ha visto dos veces cosas que ella identifica como ovnis. No los he visto y esta sensación de ‘¿estamos solos en este universo?’… me parece muy sorprendente. Por otro lado me parece que nos invita esta pregunta a reflexionar acerca de lo que estamos haciendo día a día y en los más delicados detalles de nuestra existencia. Tenemos demasiada fortuna al poder compartir esto, hablar y verbalizar esto, poder imaginar que existe el Big Bang, que existe una súper nova o un agujero negro. Los humanos como especie tenemos esa capacidad de conceptualizar estas cosas, no sé si un perro o una chinita las tiene. Esta idea de que existen años luz de distancia y un universo en expansión son conceptos complejos, pero es lo que la humanidad ha ido entendiendo o cree entender de esta situación en la que estamos.

Con respecto a la Universidad de Santiago 

¿Cuál es el valor simbólico para ti de la universidad?

A mí me parece que la educación pública en Chile es un lugar que hay que defender, privilegiar y aportarle muchos recursos, y saber que ahí se siembra el camino de Chile. Creo en ese Chile que se armó desde la universidad, en esa clase media que además de tener derecho a voto tuvo derecho a través de la educación a crear una nueva realidad. La educación es un espacio para cualquier sociedad absolutamente trascendente, que sin duda requiere transformaciones, es flexible, orgánica y va cambiando con el tiempo, pero esta necesidad de las preguntas, del conocimiento y de la posibilidad de las universidades de abrir eso es súper relevante. Creo mucho en ese Chile que se educó y generó una nueva realidad a través del acceso a la universidad.

¿Qué consejo les darías a los artistas emergentes de la universidad?

Ellos saben, no soy muy bueno para dar consejos en general, porque la pelea es propia, y el combate cada cual lo tiene que dar. Pero apostaría en que hay que creer en uno. Todo lo que uno haga sea lo que sea lo que estás haciendo tiene que ver con creer en uno, en creer que uno puede mejorar a diario.

El aporte de la Radio Usach

Quiero ser súper franco. Escucho y me informo con la radio, he querido ir a la radio, quiero saber de la radio de la Usach, pero me ha costado un mundo. Es el medio de comunicación más difícil de todos los que hemos tratado de conectar durante este proceso y estoy vuelto loco. Es más, ocupo este medio para decirles que quiero ir a la radio, quiero conocerla, compartir, estar, saber quiénes son los que escucho y compartir esta buena nueva.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La venta de entradas para el lanzamiento de “Cosmos” en el Planetario, se encuentran disponibles a través del sistema Ticketek.

A  continuación les dejamos una de las canciones que componen Cosmos, y que podrán presenciar el 25 de noviembre.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.