Tenencia responsable de mascotas: la deuda con los amigos de cuatro patas

La fundación Club Gatuno es una de las pocas instituciones que albergan y dan en adopción gatitos callejeros. Fotografía de Felipe Pino.

La emoción se veía en los ojos de los dos chicos cuando entraron a la habitación, una tarde de diciembre en una fundación de Santiago. Ambos habían estado esperando el momento para por fin tenerlos en los brazos, y cuando la veterinaria sacó a ambas bolitas de pelos de una pequeña jaula blanca, los futuros dueños sonrieron con ojos brillosos.  

Los dos gatitos, a quienes abandonaron con apenas dos meses de edad, habían estado vagando por la calle, hasta que alguien se había dado cuenta de su existencia. El momento en que la joven tomó al animal blanco, con rayas naranjas, fue lo que ella denominó como “la conexión”, y la satisfacción con la que el pequeño estiró sus patitas, fue la forma más agradecida de decir “por fin estoy en casa”, mientras sus demás hermanos maullaban desde las otras jaulas.

En Santiago, se estima un promedio del doble de gatos abandonados que de perros, pero para estos, la situación de calle es exactamente la misma que la de los felinos. Hoy en día, si bien hay campañas contadas con la mano para una tenencia responsable referida a las mascotas, la situación parece ser un círculo vicioso que no acaba nunca. Es marcada por las llamadas “plagas de gatos” en los vecindarios y las jaurías de perros, que no solo pueden ser foco de enfermedades, de infecciones o de ataques, sino que también, del maltrato de vecinos que no toleran a estos seres.

La capital, a pesar de ser un espacio urbano, cuenta con variadas especies animales, y cuya gente, en algunos casos, ha sido acusada de no respetarlos y de considerar a estos como cosas. Aunque se les sume a estas especies la característica de “mascota”, los casos de abandono, maltrato y tenencia irresponsable no disminuyen y, además, alegan a la falta de apoyo a fundaciones, a planes generales y al verdadero concepto de responsabilidad que parece faltar en el consciente ciudadano.

Aprende a cuidarlos

La idea de tenencia responsable resulta ser algo ambiguo. ¿Qué es ser “responsable”? ¿Quién establece dichos parámetros? Dichas preguntas pueden resultar complejas de responder para un dueño primerizo, más aún cuando no se hacen asesorar por un veterinario o un experto en el tema.

Para todo dueño primerizo la persona indicada para orientar en el cuidado de una mascota es un veterinario. Fotografía de Felipe Pino.

La técnico veterinario Paulina Saralegui, define la tenencia responsable como el hábito que tiene que ver con todos los cuidados y manejos que hace un dueño en pro del bienestar de su mascota.  Dentro de esto se considera la actividad física, alimentación, cariño, atención y los cuidados veterinarios respectivos. El cuidado de cualquier animal doméstico involucra todos estos aspectos en un nivel “dueño–mascota”, señaló Saralegui.

Por su parte, la médico veterinario, Vanesa Triviño, incluye a lo propuesto anteriormente como el deber de la sociedad sobre las mascotas debido a que: “Es la idea que debemos tener como sociedad, ya que tenemos animales que decidimos domesticar, y tenemos que hacernos cargo de ese proceso de domesticación” aclaró.

Finalmente, quien logra rescatar todos estos elementos es el veterinario y director del Centro de Rescate Canino de Ñuñoa, Christian Agurto. Él define la tenencia responsable como: “las condiciones, obligaciones, compromisos y responsabilidades, tanto individual como colectivas, que deben asumir los propietarios o responsables para asegurar el bienestar de sus mascotas.

La tenencia responsable es algo fundamental a la hora de cuidar a los animales que la gente define como sus mascotas. Si bien todo parece ser claro, otras posturas postulan, que no todo es perfección.

Los municipios en el último tiempo han generado diversas campañas de esterilización, luego del alza que han tenido los animales abandonados en Santiago. Los esfuerzos de las instituciones han sido fundamentalmente campañas de esterilización y adopción, sin embargo, esto deja un elemento al margen, la responsabilidad.

El proceso de adopción de una mascota ha hecho a la gente temerosa, según señala Jorge San Cristóbal, director de la fundación educativa “El Poder de la Manada”. “Hay nuevos proyectos de leyes que están detenidos y eso restringe a la gente y la hace sentirse asustada. Entonces recoge un animal callejero y lo lleva a alguna institución”. San Cristóbal da cuenta de cómo las leyes que debieran fomentar el cuidado a veces hacen totalmente lo contrario, lo que da como el principal punto del problema, y que según él es la educación. “Por eso con la Fundación El Poder de la Manada buscamos educar a los más pequeños, porque ellos serán los futuros dueños”, declaró.

Si bien las iniciativas han comenzado hace poco por parte de los consejeros regionales, estas se han enfocado mayoritariamente en el problema de animales abandonados, dejando de lado una de las partes fundamentales de la tenencia: la responsabilidad de los dueños.

Aún Son Muebles

Hoy en día la legislación chilena tiene dos situaciones frente a las mascotas. Las dos encabezadas por dos grupos distintos.

Gracias a las instituciones privadas de adopción, este proceso posee mayor supervisión y prevención a la hora de dar hogar a una mascota. Fotografía de Felipe Pino.

Los animales domésticos en Chile son reconocidos por la ley como “Bienes Muebles”, ignorando su calidad de ser viviente y considerándolos directamente como objetos. Frente a esto la Organización Vegetarianos Chile en conjunto a un grupo de diputados, presentaron este año el proyecto “No Son Muebles”.

La campaña logró más de 10 mil firmas en apoyo a la causa, que además cuenta con apoyo de diversos famosos y un sitio web para mayor difusión. El proyecto aún duerme y espera ser aprobado por el Senado, de igual manera permanece la otra propuesta realizada por el senador Guido Girardi.

El proyecto del parlamentario, se encuentra público en el sitio web de TenenciaResponsable.cl, sin embargo, sigue siendo una ley que no satisface a los animalistas. El problema de la propuesta del senador, es que está busca sancionar a los dueños de los animales por cualquier daño que estos cometan, pero no regula las condiciones en que el dueño mantenga a su animal.

Si bien personajes como Patricia Cocas, activista de ProAnimal, han mantenido la lucha en el Senado junto a Girardi, los proyectos permanecen dormidos y con una lenta tramitación, la cual ya lleva siete años de tramitación.

La doctora Triviño plantea que “si bien la ley se ha propuesto y se ha discutido mucho, nunca se llega a nada”. Sin embargo, Agurto es más optimista y cree que “la ley (de tenencia responsable) está en el parlamento en estos momentos y debería estar saliendo aprobada el próximo año”.

El problema es que la ley actualmente genera un vacío debido a que, si bien sanciona a los dueños por las acciones de sus animales, estos no se ven afectados si maltratan a sus mascotas. “Hoy día tú puedes hacer lo que quieras, porque el único que se hace cargo de las mascotas es la BIDEMA, son los únicos que tienen jurisdicción sobre eso. El problema es que de las denuncias las que tienen futuro son una de quinientas debido a que necesitas denuncias de casi todo el barrio para entrar recién a juicio”, afirmó Saralegui.

Las declaraciones dan a entender que la BIDEMA (Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural), no resulta ser un ente jurídico satisfactorio a la hora de defender a los animales frente a lo que se denomina el maltrato animal. Según Saralegui y Triviño “no hay una institución estatal que se preocupe hoy en día de las mascotas”.

Además, Saralegui es enfática en anunciar que “ante el incumplimiento de los cuidados básicos de una mascota, tú estás cayendo en un maltrato animal. Eso debiese incluirse dentro de la ley, pero ni siquiera está en discusión”.

Si bien hay campañas de tenencia responsable, muchas se enfocan en el tema de la esterilización, empezando con planes gratuitos en las distintas comunas. Esto fue una medida que apuntaba al problema de los perros vagos.

En la Región Metropolitana, si bien se han realizado campañas, no hay un apoyo continuo a esta causa. “Todas las ONG que existimos, somos instituciones privadas y sí hay de distintos protocolos, hay distintas fundaciones que trabajamos con distintas edades, cada fundación y según sus objetivos”, señala Triviño, quien además es directora de la fundación Club Gatero.

El abandono de gatos aún no tiene solución. Fotografía de Felipe Pino.

Si bien instituciones privadas se hacen cargo de los animales en situación de calle, esta es una deuda a nivel estatal, donde en los últimos dos años “muchos de los proyectos impulsados para cubrir esta área han sido fomentados por el gobierno regional y la insistencia de distintas autoridades animalistas”. Así lo señaló la alcaldesa de San Bernardo, Nora Cuevas en el último “Festican” de Santiago.

Para el Estado es difícil dar abasto, más cuando en Santiago se estima que “de un total de 18 millones de perros en la comuna, un 25% está en situación de abandono y de los cuales el 20% tenía dueño”, informó el Intendente de Santiago, Claudio Orrego.

Lo que comenzó como un problema de sobrepoblación de perros vagos, se convirtió en una campaña de esterilización, que hoy lleva por nombre “Cuidado con el perro”. El plan impulsado por Mario Hugo, reportero del programa infantil “31 Minutos”, ha obtenido buenos resultados en esterilizar. El intendente señala que “ya van en ochenta mil esterilizaciones gratuitas y aún les quedan cien mil por entregar”.

Fotografía de Felipe Pino.

Sin embargo, el problema está siendo combativo a nivel de perros, pero el abandono de gatos aún no tiene solución. Según Triviño, “calculamos que podría ser el doble o más del doble en cantidad de gatos abandonados, versus la de los perros”, donde además destaca que: “Esto es un problema menos visible debido a que el gato es más independiente y solitario”.

Aun así, es innegable la situación de abandono que se da. La doctora Triviño señala que “se estima que el número de gatitos abandonados es el doble al de perros, pero aún no hay números exactos”. La situación es comprendida como “un círculo vicioso, debido a que son contadas con una mano las campañas sobre tenencia responsable”, reafirma ella.

Por otra parte, se cree que el abandono “es porque la gente se siente temerosa de los cuidados de las mascotas, entonces recogen animales y los entregan a instituciones” según narra San Cristóbal.

Si bien los expertos pueden tener distintas posiciones sobre este problema, todos ellos coinciden en que un elemento a mejorar es la educación. Debido a que, a través de aprendizaje, la gente puede tomar una nueva postura frente al cuidado de las mascotas y acercarse a la tenencia responsable.

Cuidar es educar

Si como dueña o dueño de casa, padre de familia, hijo o hija, se ha tomado la decisión de tener una mascota, “debemos ser realmente conscientes” de que esta necesita más que “palabras bonitas y comida”, o así es como lo declara la Dra. Triviño. “Como sociedad decidimos domesticarlos, y si no lo hubiésemos hecho, nadie les daría comida, ni los esterilizarían”, señala la doctora, quien además insiste en ser enfática en lo último, “yo creo que la esterilización es fundamental, ya que los mayores problemas se dan cuando tú no operaste, fomentando la reproducción indiscriminada. En el caso de los gatos, que vocalizan, la gente no puede dormir, les disparan a postones, los agarran a piedrazos, los maltratan”. También debe considerarse, según la opinión de Saralegui, “que lo principal de esta medida es controlar la población, tanto canina como felina actual, debido que no hay un censo establecido actual de estos”.

Similar es la opinión de María Ignacia Conveau, coordinadora general de la Fundación Animalia, quien apela a que la situación de no esterilización, no sólo se debe a la irresponsabilidad de la gente, sino que también a la cantidad de dinero que se exige en las clínicas veterinarias. “Si bien, nuestra labor consiste en fomentar el rescate, el esterilizar, vacunar y dar en adopción, somos muy conscientes de que la mayoría de estos procedimientos no son baratos, y que la gente no tiene el dinero para realizar estas operaciones”.

Pero no todo es esterilizar. Si bien, los programas de cuidado están principalmente centrados en este punto, Conveau señala algo que debe estar ligado a los planes que se forman en algunas comunas. “Esterilizar es solo una parte del proceso que normalmente la gente debe llevar a cabo, pero parte del dinero que se debe pagar, es muchas veces la razón por las que las familias rehúyen esa responsabilidad. Yo creo que se le debe sumar la educación en colegios sobre el tema y facilidades al proceso de la operación”, señala la coordinadora, quien incluso opina en que debiese haber urgencia de instaurar charlas para ello.

Triviño, sin embargo, es severa en este punto: “Responsabilidad sobre un animal requiere todo. El hecho de que los dueños no esterilicen hace que no avancemos en reducir la población de animales abandonados. Hay gente que los bota recién nacidos, dentro de una bolsa y como basura, y eso habla pésimo de la concepción de seres vivos que tenemos, y claramente no es una solución al tema”.

Para Agurto, al igual que para Conveau, la solución de terminar con este constante debate, es más difícil. “La verdad es que no existe una buena educación sobre el tema, ésta debería ser impartida en los establecimientos educacionales, desde la niñez para poder generar conciencia y buenos hábitos, es algo a lo que difícilmente le dan cabida”.

“Cuidado Con El Perro” es la única campaña que existe sobre tenencia responsable por parte del Gobierno Regional. Tomado de eldesconcierto.cl.

Entonces, ¿qué se debe esperar? ¿Cuáles son las medidas que realmente darían un paso adelante ante las situaciones de abandono y sobrepoblación de animales domésticos? ¿Todo depende de los dueños? Interrogantes a las que Triviño quiso dar respuesta. “Debería haber un concepto a nivel estatal, y estar en el plano del debate el tema del bienestar animal. Deberían existir centros de rehabilitación, refugios estatales, tener claros los sistemas de financiamiento y debería haber planes serios”. A lo que la veterinaria agregó no saber por qué esta tarea en conjunto, no se concreta del todo.

Si bien son pocas las comunas que se muestran interesadas en ayudar con esta causa y no se logra crear un debate concreto, a no ser que alguna de las consecuencias sean realmente visibles como la sobrepoblación de perros y gatos, o accidentes como los ataques animales o el contagio de algunas infecciones, prosperan programas recientemente instaurados como “Cuidado con el perro” o fundaciones difundidas por redes sociales como Fundación Club Gatero, Animalia, la Fundación El Poder de la Manada, entre otras.

Hay que considerar, que el factor educación, es primordial para la formación de futuros dueños y ciudadanos en lo que se refiere a cuidados para una mascota. Se debe tener en cuenta que, aunque la esterilización es un medio directo para evitar parte de estos problemas, la verdadera “responsabilidad” se evitaría si la descendencia de esta no es deseada y se recurren medios “repudiables”, según Conveau. En cuanto a la actual ayuda del Estado, y en palabras de San Cristóbal, “solo sirve para darles vueltas y vueltas a una ley, que no sólo podrían beneficiar a la sociedad”, sino que también a la sociedad de cuatro patas.

“Hoy día la conducta básica de la gente, es que quieren salvar a sus perros y como son parte de su familia tienen a ser humanizados. Eso es importante a trabajar. Los perros son iguales a nosotros”, agrega San Cristóbal. “Los animales van tomando conductas de lo que nosotros hacemos y vamos tomando, si nosotros los tratamos como lo que son, como seres vivos, y los cuidamos con todo lo que significa una ‘tenencia responsable’, la cosa iría mejor”, comenta el fundador de El Poder de la Manada, mientras a su alrededor, cientos de personas pasean a sus perros por los stands de la primera Festican en Santiago.


Reportaje realizado por Felipe Pino y María José Sandoval, estudiantes de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.