Un juicio en La Haya: tres opiniones de la política universitaria

El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero. Fotografía rescatada de Perú 21.

Chile ha vivido agitados días en materia de política exterior. El proceso que comenzó en 2013 llegaría esta semana a su última fase. Se trata de la demanda de Bolivia a Chile para negociar una salida soberana al mar y que se discute en la Corte Internacional de Justicia en La Haya, Holanda.

En La Coyuntura quisimos conocer la posición de distintos sectores del estudiantado sobre si consideraban justa la demanda, y qué tan involucrados e informados están sobre el tema. Quizás sea entendible que la mayoría recién venga a enterarse de esta instancia, por las acotadas imágenes que ven de una lejana corte y de los jueces con peluca que pasan fugaces por sus pantallas de televisión.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago (FEUSACH), Juan Pablo de la Torre, fue enfático al separar su opinión como estudiante y representante.

“Personalmente, y como militante de la izquierda, considero que Bolivia debe tener acceso al mar porque es un derecho justo de los pueblos, y eso no puede taparse con historia o con justificaciones de guerra. Ahora, como presidente de la federación, creo que es un tema que tenemos que discutir de manera mucho más larga. Entiendo que hay diversidad de opiniones”.

Reconoce que es un tema que da para largas discusiones, porque posee muchas aristas, pero espera que, una vez resueltos otros puntos de igual o mayor envergadura, se generen instancias de diálogo.

Consigna que se lee en una de las paredes de la universidad. Fotografía de Constanza Valle.

En la misma línea “latinoamericanista” y de apoyo al país vecino, Soriana Núñez, secretaria de comunicaciones de la Juventud Socialista, expresó: “Es una demanda totalmente válida, porque el tema territorial por guerras, yo lo considero injusto. Las delimitaciones de territorios deben ser a través de negociaciones y acuerdos entre los líderes internacionales”.

Al igual que Juan Pablo, aboga por una vía de diálogo, y agregó que por estos días los jóvenes son los que tienen el “cambio de chip”. “Ya no tenemos el discurso nacionalista desinformado de nuestros viejos, nosotros estamos dispuestos a conversar”. Reconoce que los jóvenes no están enterados del todo sobre este tema en particular, ya que aborda muchos aspectos económicos, políticos y culturales, pero que la información está.

Pensar diferente

En el otro lado de la vereda, Benjamín Cofré, presidente del Movimiento Gremial USACH, expone su punto de vista, pero aclarando que “el movimiento gremial tiene como base las libertades personales y, por tanto, no todos los gremiales pensamos igual. En general, la mayoría de los gremialistas son de la postura, y la mía personal, de que el territorio es soberanía chilena. Eso no implica que podríamos llegar a algunos consensos como el uso de espacio, pero sin entregar la soberanía. Eso no está en discusión, al menos desde mi posición”. 

“Personalmente, como Benjamín Cofré, como presidente del Movimiento Gremial, creo que Chile tiene que defender su soberanía en la corte, que ese territorio nos pertenece, que Chile ha hecho usufructo de ese espacio. No obstante, creo también en la hermandad y solidaridad de los pueblos, y por tanto que sí pueden dar un uso no soberano del mar”, añadió.

Eso sí, reconoce desinformación en la juventud, pero asume que, como élite universitaria y futuro del país, es deber de las nuevas generaciones estar informados para una activa participación en esta clase de contingencias.

Teniendo como común denominador la apertura al diálogo, las distintas personalidades entrevistadas son conscientes de que es un tema que da para largo, y que por estos días no se han presentado instancias en la universidad para ser partícipes y tener voz propia, en cuanto a la demanda histórica que enfrenta Chile en La Haya.