Usach con conciencia social: por una universidad limpia

Foro Griego, un viernes pasadas las 23 horas.

Este viernes por fin termina el primer semestre. Para algunos fue muy estresante, para otros, relajado. Si bien casi todos estuvieron con la pera en los últimos días por las pruebas finales, lo cierto es que mañana muchos se lanzarán para despedir este semestre como corresponde.

Todos pueden carretear, y qué mejor que en el lugar simbólico de la Universidad de Santiago de Chile: el Foro Griego. Desde tiempos inmemorables, este punto ha sido y seguirá siendo la principal zona de encuentro estudiantil. No sólo se realizan las mejores fiestas, sino que también actividades recreativas o incluso asambleas, que tienen cabida en este espacio. Sin duda alguna, un lugar donde se vive vida universitaria.

El Foro Griego llama la atención de la comunidad usachina por su constante cuidado y limpieza. De hecho, mantiene en buenas condiciones un escenario que alberga la memoria de Enrique Kirberg, primer rector elegido en claustro pleno de profesores y estudiantes. Es deber de los estudiantes preservar estos espacios que llenan de orgullo a los usachinos, y que conservan tradiciones que continúan por generaciones.

Sin embargo, a veces se nos olvida cuidar lo que tenemos y no dimensionamos los reales daños que provoca “lanzarnos” en los carretes. Es un acto de inconsecuencia predicar diálogos de conciencia, cuando las tentaciones nos hacen cambiar de postura en sólo unos minutos.

No es concebible que veamos nacer todos los viernes un vertedero, y que sean los mismos trabajadores de aseo y jardines (sí, los mismos que luchan por la subcontratación y que más encima reciben el apoyo de los estudiantes) quienes terminan limpiando la basura ajena. ¿Dónde queda la conciencia social que los estudiantes de esta Universidad inspiran?

La demanda histórica del movimiento estudiantil, es exigir una educación gratuita y de calidad. Para eso, es nuestra obligación dar el ejemplo y demostrar con acciones que merecemos un derecho que en Chile –lamentablemente– se debe comprar. La calidad no es sólo recibir una buena educación, hay valores que no se adquieren en una sala de clases y son los más importantes, ya que marcan un punto de partida para replicar en el futuro. ¿Qué nos cuesta dar el ejemplo y mantener nuestro espacio ordenado?

Dicha conciencia social podría reflejarse en la conformación de brigadas estudiantiles que se dediquen exclusivamente a recoger la basura o, por último, ayudar a los trabajadores a limpiar el lugar. 

Este viernes es el último día de clases, y de seguro muchos lo celebrarán. Regalémosle a nuestra Universidad y a los trabajadores un gesto social, para que se encanten de los estudiantes y así afianzar la unión que tanto se solicita: cuidemos nuestro entorno con responsabilidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.