Y Humanidades, ¿cuándo?

Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile. Fotografía de Rafael Miranda.

Este lunes comenzó en la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de Santiago de Chile los cursos que está impartiendo la Escuela Complutense Latinoamericana de la Universidad Complutense de Madrid, instancia académica de nivel mundial que busca intercambiar conocimientos y generar redes de contactos entre estudiantes y docentes.

Desde sus inicios, la Usach (ex Universidad Técnica del Estado, y Escuela de Artes y Oficios) ha brillado por su innovación tecnológica, poniendo énfasis en los nuevos valores que año tras año ingresan para fortalecer la mayor mercancía de este plantel: las ingenierías. Sin embargo, sólo basta salir de los pastos de Ciencias o caminar hacia Jotabeche para descubrir que la Universidad cuenta con otras facultades, otras carreras: las humanistas, por ejemplo.

Es un hecho que la Universidad peca por su infraestructura, situación que molesta a todas las facultades, a todos los profesores y a todos los estudiantes. Pero esto es más grave en ciertos lugares del plantel. Claro ejemplo de ello es la disponibilidad de salas, donde encontrar un espacio para realizar clases o actividades extra académicas -que tienen la misión de desarrollar los conocimientos adquiridos en el aula- es pan de cada día.

Ya no es novedad la carencia de baños, o que falte un pedazo de techo. Tampoco es noticia que cada año ingresen miles de estudiantes y que sean pocos los que salen. ¿Cómo atender a los miles de usachinos? Simple: saturando las salas.

Pero concentrémonos en las carreras humanistas. ¿Cuántas actividades para fortalecer a esta facultad se realizan en el año? ¿Cuántas ceremonias tienen el respaldo del rector de esta Universidad, Juan Manuel Zolezzi?

A fines de abril de este año fue el lanzamiento de La Coyuntura, medio de comunicación fundado por estudiantes de la Escuela de Periodismo. La actividad contó con la presencia del director y jefe de carrera de dicha Escuela, destacados periodistas del país, docentes, funcionarios y sobre todo estudiantes. Además del medio usachino institucional: U. de Santiago al Día, a quien agradecemos su presencia. A esta ceremonia fue invitado el Rector del plantel, quien incluso aseguró su asistencia personalmente. Sin embargo, después de varios intentos para confirmar su presencia, no llegó.

¿Qué debemos hacer entonces? Si queremos que la Universidad crezca, además de fortalecer ciertas facultades, se debe desarrollar todo proyecto que nazca del plantel. La Universidad de Santiago de Chile no son solo las ingenierías, ni medicina, ni la administración y economía. Existe otro 50% que estudia Periodismo, Historia, Psicología, Arquitectura, Filosofía, y un sinfín de carreras que se han destacado por brillar solas. Aquí también existen valores, y si la Universidad no se dedica a potenciarlos, ¿cómo se explica que la Usach esté dentro de las tres mejores casas de educación superior del país?

Así como se han invertido miles de millones de pesos para crear centros de investigación, se deberían destinar sólo un par de millones para fortalecer a las carreras olvidadas de la Universidad, y así terminar con un sentimiento de segregación que envuelve a los usachinos, en su mayoría humanistas.

Aprovechar y desarrollar el prestigioso nombre que por años ha cultivado la Universidad de Santiago de Chile es la misión que tiene el plantel. Un problema del que tampoco se escapa el Estado, financista de la Universidad, y que tiene olvidada la principal demanda estudiantil: una educación de calidad.

Por último, que la Universidad de Santiago de Chile no se olvide en sus videos institucionales de la Facultad de Humanidades, ya que para el proceso de admisión 2017 pareciera no existir.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.